El atleta que logró revertir su sanción por doping con un beso de su novia como excusa

Resultado de imagen de Gil Roberts  usa

Tras formar parte del equipo de relevo 4x400 metros que ganó el oro olímpico en Río 2016 para Estados Unidos, Gil Roberts estuvo a punto de perder su medalla esta semana, luego de un control antidopaje que arrojó un resultado positivo en una de sus pruebas, con Probenecid como sustancia prohibida enmascarante dentro de su organismo.

Curiosamente, y ante la incredulidad de las autoridades, Roberts afirmó ser inocente y concurrió a insólitas pruebas para demostrarlo, alcanzando así su cometido y conservando la medalla y habilitación para competir en el resto del año.

De esta manera, y tras un exhaustivo análisis de laboratorio y demás factores, el atleta norteamericano terminó por quedar impune bajo el concepto y explicación de que la sustancia ingerida se dio de manera involuntaria luego de que besara “con frecuencia y apasionadamente” a su novia horas antes de realizarse el examen.

Y es que, días atrás de la prueba su novia había ingerido el medicamento Moxylong, debido a una infección que se dio durante su último viaje a India, por lo cual la transmisión de sustancia terminó siendo inusual y completamente desapercibida.

“Roberts no tenía idea de que al besar a su novia podía ingerir la sustancia prohibida. Cuando él la besó, no podía percibir el olor o el sabor de la droga”, concluyó el experto.

Según el informe de la Asociación Americana de Arbitraje “cada vez que la pareja estaba junta se besaba apasionadamente y con frecuencia”, lo que ocasionó ese positivo. El atleta aseguró que no sabía que su novia estaba tomando ese medicamento y que, en todo caso, desconocía que los besos podían trasmitirle la sustancia.

La probenecina se puede utilizar para tratar el exceso de ácido úrico en la sangre, pero a menudo los deportistas tramposos la usan como enmascarante, porque aumenta la cantidad de orina, con lo que se eliminan antes las sustancias prohibidas.

Gil Roberts podrá competir en los 400 metros en los Mundiales de Londres y también hará el relevo. Tiene una mejor marca de 44.22, hecha el 24 de junio pasado, precisamente en los Trials estadounidenses. Ese registro le coloca como el sexto hombre del mundo en la vuelta a la pista.

Fuente: marketingregistrado