Lista de estrellas del deporte que lo perdieron todo

Se estima que el boxeador norteamericano logró ganancias por 700 millones de dólares pero hoy atraviesa un duro momento. Su historia se asemeja a la de muchos otros deportistas que han quedado en la ruina.

"A los dos años del retiro, el 78% de los jugadores de la NFL se han declarado en bancarrota o están pasando apuros financieros. A los cinco años de su retiro, se estima que un 60% de los jugadores de la NBA acaban arruinados (Sports Illustrated, 23 de marzo, 2009)". Con esos dos extractos de una nota de la mencionada revista dedicada al deporte comienza el documental Broke, destinado a contar historias de estrellas que lo perdieron todo.

En el registro emitido por Canal+ son impactantes las historias de los distintos protagonistas que prestaron su testimonio para contar sus experiencias resumidas en cuatro palabras: juventud, millones, despilfarro y ruina, mismo sentido que parece tomar la carrera de Floyd Mayweather, el boxeador norteamericano considerado el mejor libra por libra del mundo, el de la opulencia, el de los 23 cinturones, el de un patrimonio calculado en 700 millones de dólares según la revista especializada en finanzas Forbes y el que hoy, se estima, está cerca de perderlo todo tras gastos anuales estimados en 75 millones.

¿Qué lleva a una persona a perderlo todo? Acaso creer que el tiempo no pasa, que la vigencia dura más tiempo que el que dura, que la industria es gracias a ellos y no al revés o, simplemente, que el dinero no se acaba. Las luces de la fama duran demasiado poco si el raciocinio no abunda, y si no que lo cuenten algunos como Ray Williams, Scottie Pippen, Paul Gascoine, el mismísimo Mike Tyson y tantos nombres más de talentos únicos, de deportistas que llegaron al punto más alto de la fama y la riqueza. Hoy, algunos de ellos están en la indigencia.

(AP)

El caso de Tyson es asombroso. Un extracto de sus informes financieros de su declaración de bancarrota indica que compró tres tigres siberianos a un valor de 140 mil dólares. El gasto de alimentos era de 144 mil…

Como él, tantos más. Evander Holyfield alcanzó los 250 millones de dólares en ganancias. Al final de su carrera tenía su casa embargada y demandas por por deudas alimentarias de algunos de sus 11 hijos. El ex boxeador norteamericano fue cuatro veces campeón del mundo pero terminó firmando contratos irrisorios para poder subsistir.

Lawrence Taylor, la estrella de la NFL mejor pagada de su época, tuvo una fortuna estimada en 50 millones de dólares pero su adicción a la cocaína lo arruinó.

Recordados son también los casos del ex futbolista brasileño Mané Garrincha, quien falleció a los 49 años sumido en la pobreza y con 14 hijos de distintas esposas. En su esplendor ganó con la Selección de Brasil las Copas del Mundo de Suecia 1958 y Chile 1962, edición en la que fue elegido como el mejor jugador. Es considerado aún hoy como el mejor puntero derecho de la historia.

Garrincha

El caso Bosman

Jean-Marc Bosman fue un ex jugador de fútbol belga que con su lucha, coronada con victoria en un Tribunal de Justicia de la Unión Europea en 1995, ayudó a muchos jugadores a lograr ganancias millonarias pero que terminó con activos de muy escasos dólares.

"Cambié la historia del fútbol y lo pagué muy caro", declaró hace tiempo atrás al diario chileno La Tercera. "De hecho estoy sin un trabajo y vivo con el apoyo de la ciudad. También entiendo que el país y Europa están en crisis, pero sin duda que afecta no poder vivir por tus propios medios", agregó.

El 15 de diciembre de 1995 la Justicia de la Unión Europea dictaminó tras su reclamo que era ilegal que los clubes cobraran por una transferencia cuando el contrato había finalizado. La Ley establecida desde entonces lleva su nombre.

Giuseppe Meazza, Derrick Coleman, Marion Jones, René Houseman, George Bhest, Christian Vieri, Iván Zamorano y John Daly son apenas algunos de los nombres que forman parte de una historia triste que difícilmente tenga vuelta atrás.

Broke, el documental 

Fuente: Infobae