VIDEO: La ridícula historia de esquiador venezolano que nunca había pisado la nieve

ESTUVO PRESENTE EN MUNDIAL DE ESQUÍ 

El venezolano Adrián Solano se coló para participar en una prueba de 10 kilómetros del Mundial de esquí de fondo. Fue descalificado, reconociendo que jamás había pisado la nieve. 

Sucedió durante la prueba de 10 kilómetros del Mundial de esquí de fondo. La prueba se celebraba en Lathi (Finlandia) y Adrián Solano fue el gran y curioso protagonista. Una increíble historia de un esquiador que pisó por primera vez la nieve en tierras nórdicas, firmando una actuación que ha dado la vuelta al mundo. Ya desde la salida quedó de manifiesto que no sabe esquiar. 

El venezolano casi se cae en el arranque de la prueba, algo que no evitó durante el recorrido en repetidas ocasiones; incluso, hasta rompió uno de los bastones, sin olvidar que en algún momento se salió del recorrido marcado. El triste final, la correspondiente descalificación.

"Me lo he pasado de maravilla", dijo el aprendiz de esquiador nada más acabar la prueba, reconociendo que jamás en su vida había pisado un manto blanco. A la vista de su manifiesta torpeza sobre los esquíes, el jurado le mandó a casa en el kilómetro 6, momento en el que ya cedía 30 minutos en relación al líder de la prueba. La historia de Adrián Solano va mucho más allá de lo deportivo, pues antes de viajar a Finlandia, intentó llegar a Europa a través de Francia, cosa que no logró el pasado 16 de enero. La gendarmería gala le mandó de vuelta a su país al creer que se trataba de un inmigrante ilegal. Por muchas explicaciones que dio, no le creyeron, los efectivos que le interrogaron no se fiaban de que fuera a participar en una prueba del Mundial de esquí. "En Venezuela no hay nieve", justificaron ante Solano para impedir su entrada en Francia.

Lo sucedido en el aeropuerto de París casi provoca un conflicto diplomático. Delcy Rodríguez, canciller de Venezuela, manifestó que su país presentará la correspondiente y enérgica queja oficial. "Siguiendo instrucciones del presidente Nicolás Maduro presentaremos fuerte protesta al Gobierno francés por afrenta contra deportista venezolano", señaló Rodríguez en su cuenta en Twitter. El entrenador de Adrián, César Baena, empleó en su día esta misma red social para expresar su queja por lo sucedido: "Liberación inmediata de nuestro atleta Adrian SOLANO que está injustamente preso en París en el aeropuerto". El técnico adjuntó también una carta que le mandó el comité organizador del Campeonato Mundial de Esquí Nórdico Lahti 2017, confirmando que Solano tenía plaza para participar.

Solano relató para 'CNN' lo que sucedió en París de la siguiente manera: "una policía francesa, muy altanera y que hablaba español –poco–, me dijo lo siguiente: no te creemos porque al parecer lo que quieres es emigrar de tu país porque estás pasando hambre y necesidad". Estuvo retenido cuatro días en la capital francesa, regresando a casa el 24 de enero. Ese incidente fue fatal para su puesta a punto, pues como el mismo Adrián relató en la misma entrevista, "no es lo mismo practicar sobre asfalto que sobre nieve. Físicamente te da el mismo rendimiento, haces los mismos calentamientos, trabajan los mismos músculos... Pero a la hora de la técnica, del deslizamiento, del equilibrio, todas esas cosas son totalmente distintas".

¿Cómo se coló en una prueba de élite? Desveló Adrián que para conseguir el dinero para viajar, trabajó en una cocina, recibiendo también la ayuda de algunos amigos. Durante un largo año enganchó empleo tras empleo; entrenó a conciencia, todo por cumplir un sueño. Cuando dispuso del efectivo necesario, tras el suceso de Francia, emprendió el viaje a Finandia, esta vez haciendo escala en Madrid. Y desde nuestro país, saltó a Suecia, donde estuvo estuvo entrenando durante un mes para estar a punto en la cita de Lathi. Una persona de vital importancia fue el presentador finlandés Aleksi Valavuori, quien al conocer la gran historia de Solano, creó una cuenta en GoFundMe, consiguiendo recaudar 4.305 euros.

Finalmente, y aunque su actuación fue pésima, Adrián Solano pudo cantar victoria. Su aventura tuvo un final feliz, el soñado desde hacía largo tiempo. "La verdad es que me caí muchas veces", recordó tras su intervención sobre la nieve. "Tocarla fue como cuando un niño recibe su regalo de Navidad", subrayó emocionado. Una vez superado el reto de participar en una prueba de alto nivel, ahora el esquí ya empezará a quedar aparcado de su día a día. Toca emprender un nuevo rumbo para ganarse la vida, y su objetivo es estudiar para ser cocinero. El objetivo, llegar a ser algún día un gran chef. Ser un gran esquiador, parece, es un objetivo imposible de cumplir.

Fuente: Diario El Confidencial