Las confesiones de Hamilton tras ser campeón de la F1

Apenas un par de horas después de finalizar el GP de EEUU y antes de la cena en un restaurante de la Sexta Avenida de Austin con su padre, sus tíos, su madre, su padrastro… Lewis Hamilton se se sienta para analizar la temporada, para hablar de su sexto título, de su lugar en la historia y de las ganas que tiene de seguir y reventar todos los récords de la F-1

—Da la sensación de que Mercedes no podría encontrar un piloto mejor que Hamilton, y Hamilton no hubiera encontrado un equipo mejor que Mercedes. Trabajamos estrechamente juntos, nos apoyamos el uno en el otro, nos presionamos el uno al otro también. Me gustaría pensar que cada uno de nosotros nos empujamos individualmente a otro nivel cada año, y eso se produce tras un proceso de discusiones, de conversaciones que tenemos. Hay mucho diálogo y no siempre es tan agradable. No siempre se quiere escuchar que hay que cambiar esto para ser mejor o hay que hacerlo mejor. La gente, a menudo, no quiere escuchar qué podría ser mejor y cómo podrían ser mejores, pero este equipo lo ha hecho. Este año, en particular, hemos abierto nuestras mentes a todos y cada uno de nosotros, para permitir más, crear nuevas formas de trabajar y avanzar. Creo que ha sido parte de nuestro éxito.

—Cómo calificaría su competencia este año en los equipos rivales, ¿más o menos que otras temporadas? Sí, más aún en la segunda mitad del año, pero no suelo calificar mi competencia, estamos aquí para ganar, pero ha sido feroz. He tenido que trabajar más duro que nunca. año y tal vez sea porque Valtteri (Bottas) ha dado un paso más y tiene toda la información de mi trabajo. Creo que, por varios motivos ha sido el campeonato más difícil, también porque no es fácil hacerlo en tantas ocasiones seguidas. Lucha contra Valteri, contra Max (Verstappen), contra Ferrari… He tenido que sacar lo mejor de mi mismo en muchas carreras. La calificación de los sábados no ha sido espectacular y me ha obligado a hacerlo aún mejor en carrera. Me he vaciado y me ha llevado algunos días recuperarme de cada una de ellas.

—Viéndole correr el domingo fue casi como si estuviera persiguiendo su primera victoria en F-1, no un sexto título, ¿Dónde encuentra tanta motivación? Esa es una buena pregunta y, sinceramente, creo que está en el centro de mí, es cómo estoy conectado con todo. Y, además, porque me encanta cada desafío. Pienso en mi hermano, creciendo con parálisis cerebral, en su capacidad de superación. Miro a muchas personas diferentes que han hecho grandes cosas a pesar de los momentos difíciles.

—¿Se siente especial? Me encanta lo que hago y sé que tengo algo especial dentro de mí y sé que tengo que aprovecharlo, y creo que así es para todos. Todos tenemos algo increíblemente único y especial y no hay nadie igual a otro. Solo tienes que encontrarlo y aferrarte a él, alimentarlo y creer en él.

—¿Alguna vez imaginó el éxito del que disfruta ahora? Creo que ha ido mucho más allá de mis mejores sueños o los de mi familia. Me acosaron en la escuela, me empujaron, no era un niño grande. Era uno de los más pequeños en la escuela. Pregunté a mi padre si podía ir a clases de karate para poder defenderme. Cualquier familia que tenga niños acosados deberían llevarlos a practicar karate o alguna forma de artes marciales porque te da tanta confianza, da igual niños que niñas. Te da confianza para poder manejarte cuando te enfrentes a matones, porque eso nunca debería tolerarse. De todos modos, recuerdo que me metí en el kart y que sabía qué hacer. Tenía mi kart y sabía cómo usarlo, dónde colocarlo, y sabía que podía ser más listo que todos chicos con el que estaba corriendo. Y eso fue algo muy enriquecedor para mí.

—¿Y si no hubieran llegado a los karts? No tengo ni idea de lo que habría hecho si no hubiera encontrado encontrado el poder, fuerza, confianza y creencia que me dieron los karts. Por eso me aferré a aquello. Habría hecho cualquier cosa para correr y lo hicimos. Mi padre tenía cuatro trabajos para poder comprar la gasolina y algunos neumáticos. Y creo que eso es realmente lo que hay en mí hoy, y cuando corro recuerdo cómo me sentía cuando tenía ocho años, y corro con la misma integridad y la misma fuerza y ​​voluntad que tenía cuando tenía ocho años.

—Ha superado los cinco campeonatos de Fangio. Aún está el récord de siete, pero ya tiene su propio escalón en la historia con seis coronas. Sí, eso es seguro, estoy orgulloso. Mi abuelo murió el año pasado y… Estoy orgulloso de poner el apellido en el deporte que crecimos amando. Es muy surrealista. La gente me pregunta cómo me siento y es difícil de expresar con palabras. Cada vez es diferente, el camino para este sexto título es diferente al del año pasado y el anterior y el anterior. Hace 10 años, hace 11 años, sea lo que sea. Estoy en un lugar diferente, más centrado, naturalmente, a medida que envejeces, aprendes más, aprendes más sobre ti mismo y sigo creciendo.

—¿Y dice usted que no ha llegado a su punto máximo de rendimiento? No creo que lo haya hecho, pero quién demonios sabe si he alcanzado el punto máximo. Con toda honestidad, ¿cómo se sabe cuándo has llegado a ese punto?  Siento que constantemente estoy aprendiendo más sobre mí mismo. Diría más, no solo en el coche, como persona. Me entiendo más. Entiendo mis días buenos, mis días malos, lo que me motiva, lo que hago y lo que es necesario para para el éxito y lo que no. Siento que soy más un jugador de equipo que nunca, siento que soy un mejor amigo que nunca y me gusta pensar que soy un hijo mejor que nunca.

Fuente: El Periódico