El húngaro Kristof Milak rompe el récord mundial de Michael Phelps

Imagen

El pasado jueves se realizó la final de los 200 metros mariposa en el Mundial de Natacion, y en el que el joven nadador húngaro de 19 años, Kristof Milak se dejó la medalla de oro e impuso nuevo récord mundial.

Milak estuvo apuntó de establecer nuevo récord el año pasado en el Campeonato Europeo, pero un error de cálculo se lo impidió. "He nadado de forma estúpida", declaró tras la prueba.

Ahora en la final del Mundial de Gwangju, Corea del Sur, Kristof realizó una asombrosa carrera para hacerse con la prueba e imponer récord mundial en los últimos 10 metros de carrera. El húngaro pasaba los primeros 100 metros con 33 centésimas por debajo del tiempo parcial de Phelps cuando estableció su récord (52.55), pero para conseguir la nueva marca, necesitaba un segundo hectómetro en menos de 59 segundo.

Lo que más le jugaba en contra por así decirlo, era el material que se utilizaba en los bañadores en el 2009 cuando se dieron la mayoría de los récords, estos eran confeccionados de plástico, lo que le daba a los nadadores una flotabilidad, que en. pruebas de 200 metros mariposa y más largas, ofrecían todas sus ventajas cuando la energía empezaba a decaer.

Milak apostó todo a su talente y ambición, y a los 125 metros ya estaba emparejado con Le Calas y en su último viaje ya superaba en medio segundo el parcial del récord, Kristof tocó el panel en un tiempo de 1:50:73, una marca más de 200 metros libres que de mariposa. Dejando el 1:51.51 de Phelps a cinco días de cumplir el decenio.

En declaraciones a The New York Times, Milak comentó, "No pensé en nada más que en mi ritmo, el que he practicado en los entrenamientos",

Por su parte, Michel Phelps se mostró frustrado y feliz por la hazaña del húngaro, así lo demostró en declaraciones al medio neoyorquino, "Por una parte siento frustración por ver caer el récord, pero por otra no puedo estar más feliz de ver cómo lo hizo", añadió, "Los últimos 10 metros de este chico fueron increíbles. Hizo una carrera fantástica de principio a fin. Me quito el sombrero".

Lo más asombroso aún más, fue que el húngaro le sacó al segundo lugar, el japonés Daiya Seta una diferencia de más de tres segundos (1:53.86) y el oro olímpico finalizó en la tercera posición con un tiempo de 1:54.15.