La dinastía continua: Brady, Belichick y los Patriotas obtienen su sexto campeonato

Este domingo se llevó a cabo el evento deportivo más esperado en los Estados Unidos, el Super Bowl LIII, en Atlanta, Georgia, en el cual se enfrentaron los Carneros de Los Ángeles, dirigidos por Sean McVay quien se convierte en el entrenador en jefe más joven en dirigir en estas instancias, y los Patriotas de Nueva Inglaterra, quienes están en la fiesta del fútbol americano por tercer año consecutivo, y buscan su segundo campeonato en este mismo periodo.

Los de Nueva Inglaterra llegaban como favoritos para este encuentro, sin embargo, no como amplios favoritos, pues los angelinos contaban con una ofensiva de primera calidad y jugadores de gran calibre a la defensiva, como Aaron Donald, ganador del premio a jugador defensivo del año por segundo año consecutivo.

El partido inició y los dirigidos por Belichick tuvieron la primera serie ofensiva. Comandados por Tom Brady saltaron al campo y lo inesperado sucedió: por primera vez en su carrera, Tom Brady es interceptado en la primera serie de un partido de postemporada. A pesar de esto, los Carneros no pudieron hacer mucho y no lograron anotar en su primera serie ofensiva tampoco.

La primera mitad fue totalmente dominada por las defensivas de ambos equipos. Los Patriotas lograron anotar únicamente 3 puntos y los de Los Ángeles no lograron anotar, convirtiendo este marcador en el segundo más bajo para la primera mitad de un Super Bowl, detrás del Super Bowl IX, cuya primera mitad finalizó 2-0.

El show de medio tiempo enloqueció a la audiencia. Artistas de la talla de Maroon 5, Travis Scott y Big Boi se presentaron y mantuvieron el calor y el ánimo entre los más de 70 mil aficionados que se encontraban en el Mercedes Benz Arena para presenciar el partido de este super domingo.

A pesar de los ajustes en ambos equipos durante el medio tiempo, la segunda mitad no fue nada diferente, un juego sumamente físico y dominado ampliamente por ambas defensivas.

Los Carneros lograron empatar el juego con un gol de campo de su pateador, Greg Zuerlein. Sin embargo, la defensiva comandada por Dont’a Hightower estuvo implacable, y no permitió más puntos a Jared Goff y compañía.

En el último cuarto, Tom Brady y los patriotas lograron montar su mejor serie ofensiva, la cual culminó en el primer, y único, touchdown de todo el partido. Tras un acarreo de 2 yardas, Sony Michel coloca el marcador 10-3 a tan solo 7 minutos del final.

Los Carneros no se darían por vencidos, sin embargo, tras una prometedora serie ofensiva, Jared Goff es interceptado por Stephon Gilmore, muy cerca de la zona de anotación. Los Patriotas aprovecharon el error del joven mariscal de campo y prácticamente remataron el partido con gol de campo de Stephen Gostkowski que colocó el marcador 13-3 con 2 minutos por jugar.

Los Carneros buscaban el milagro e iban a intentar un gol de campo para luego patear corto, intentar recuperar el balón y lanzar un pase de ave maría (pase largo a la zona de anotación en busca del touchdown o una infracción). Sin embargo, el gol de campo fue fallido y los Patriotas ganaron el partido con marcador final de 13-3.

Con este campeonato los Patriotas empataron a los Acereros de Pittsburgh como los equipo más ganadores de la liga (6 Super Tazones cada uno), y Tom Brady se convierte en el mariscal de campo con más anillos, obteniendo con este su sexto.

Julian Edelman obtuvo el premio al jugador mas valioso de el super Tazón LIII, con 10 recepciones y 141 yardas totales, y con recepciones sumamente importantes para su equipo durante el partido.

La dinastía de Nueva Inglaterra continúa, con la mejor dupla de entrenador en jefe y mariscal de campo de todos los tiempos, Belichick y Brady, y los de Massachusetts celebraron un campeonato más.