Tom Brady y su historia de superación

En Estados Unidos están los mejores visionarios. En los deportes más famosos (fútbol americano, béisbol y básquet) vemos como año a año una serie de expertos predicen quiénes serán los mejores jugadores del futuro, los nuevos número 1 o los jóvenes universitarios con mayor proyección.

LeBron James -por poner un ejemplo emblemático- fue portada de Sports Ilustrated con 17 años (un año antes de llegar a la NBA) y hoy es el mejor jugador del mundo con 34. En el caso de Tom Brady -figura estelar del Super Bowl de este domingo- la historia fue diferente. En el año 2000, el quarterback fue elegido por los New England Patriots en el puesto 199 del Draft (evento en el que lo clubes seleccionan a los mejores jugadores de las universidades). Sí, 198 jugadores fueron escogidos antes que él. Increíble.

 

Es la mejor decisión que ha tomado la franquicia en los últimos 20 años. Los reportes de los expertos que observan día a día a los futuros talentos de la NFL indicaban, básicamente, que Tom Brady no tenía posibilidades de convertirse en una estrella. "De pobre complexión atlética, carece de gran presencia física y fuerza, no tiene movilidad para quitarse la presión, no tiene un brazo fuerte, no es capaz de lanzar grandes distancias, poco preciso en espacios reducidos, presionado con facilidad y que seguramente será exhibido", decían los reportes -según recoge el diario Medio Tiempo- sobre el jugador que hoy tiene 41 años y el domingo disputará su noveno Super Bowl.

La paciencia, esa cualidad por la que se le criticaba en sus inicios, se convirtió en su principal virtud. Fue suplente en sus dos primeras temporadas con la Universidad de Michigan y vivió la misma situación en su primer año con los Patriots de New England. Su juego, al menos en los entrenamientos, no convencía del todo a los entrenadores ofensivos. Cuando llegó el momento de ser titular-bien sea por lesiones de los titulares o porque era el único mariscal de campo disponible- Brady demostró todo su talento.

Robert Kraft, dueño de los New England Patriots, recuerda con lujo de detalles el primer día de Tom Brady en el equipo con sede en Boston. "Señor Kraft, mi nombre es Tom Brady", dijo el número 12. "Lo sé, te elegimos en sexta ronda", respondió el jefe. "Así es, el jugador de sexta ronda que será la mejor decisión que esta franquicia haya tomado en su historia". Si alguien que tenía fe en Brady, además de Kraft y el entrenador Bill Belichick, era el propio Tom.

Los números de Brady, que después de obtener el pase para el Super Bowl 2019 recordó a sus 'haters' que la vejez y la lentitud no acabarán con su carrera, es poseedor de una serie de récord que lo convierte en The GOAT, como lo resumen en Estados Unidos. The Greatest of all Time (El mejor de todos los tiempos) para ser exactos. En el Super Bowl estos son algunos de sus increíbles números: más pases de touchdown (anotaciones), más pases completos, más apariciones en la gran final (9), más victorias (5). Y planea jugar hasta los 45 años.

Tom Brady revolucionó la NFL. Este domingo puede hacer más gigante su leyenda.