Djokovic y Nadal se verán las caras en la final del Abierto de Australia

Novak Djokovic, número uno del mundo, demolió a Lucas Pouille por 6-0, 6-2 y 6-2 en la segunda semifinal disputada en Melbourne y enfrentará en la final del Abierto de Australia a Rafael Nadal, quien le había ganado el jueves al griego Stefanos Tsitsipas por 6-2, 6-4 y 6-0.

"Los partidos contra Rafa son una experiencia única. Saquen entradas para ver esta final", aconsejó Djokovic al público luego de la contundente victoria ante el francés. Si el serbio tiene semejante expectativa, habrá que hacerle caso.

Los enfrentamientos entre Djokovic y Nadal tienen buenos antecedentes: se enfrentaron  52 veces, con ventaja de Djokovic por 27-25. Pero en partidos de Grand Slams lidera Nadal por 9-5. 

En Australia se enfrentaron una sola vez y fue un partidazo: en la final de 2012, el serbio se quedó con el trofeo por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7 y 7-5. El número uno del mundo lo recordó: "Este año no creo que estemos cinco horas como en 2012. Espero ganar". Aquel partido duró cinco horas y 53 minutos de juego.

"Hace un año me parecía poco probable volver a la final, pero siempre creí en mis posibilidades de poder jugar a este nivel", comentó el serbio al referirse a sus problemas con un codo, que ya parecen olvidados.

Djokovic va por un récord: ser el tenista más campeón en la historia de Australia. Hasta ahora jugó seis finales y las ganó todas: cuatro a Andy Murray, una a Nadal y la restante a Jo-Wilfried Tsonga. Solamente Roy Emerson y Roger Federer tienen también seis títulos en Melbourne.

Rafa no se quiere quedar atrás: si se proclama campeón en Melbourne, será el único tenista en la era abierta en haber conseguido ganar como mínimo dos de los Grand Slams.

Las expectativas están puestas en el partido que enfrentará a los dos titanes el domingo.