Novak Djokovic gana el Masters 1000 de Shanghai

El serbio Novak Djokovic se consagró hoy campeón del Masters 1000 de Shanghai al derrotar en la final al croata Borna Coric, la revelación del torneo que venía de eliminar a Roger Federer, por 6-3 y 6-4 para confirmar que está de regreso en el plano más alto del tenis mundial.

Los aficionados chinos no pudieron ver este domingo su final soñada ya que Federer, el ídolo, había caído en semifinales ante Coric, quien peleó por hacerse con el Masters 1000 de Shanghái pero no pudo contra el serbio, que venía de imponerse ante Alexander Zverev.

 

El nuevo número dos del ranking ATP superó por 6-3 y 6-4 al joven croata de 21 años en una hora y 36 minutos de partido. "Ser el número dos después de este torneo es un gran logro, considerando los primeros cuatro o cinco meses del año y considerando que tuve la cirugía", apuntó el tenista, que celebró su cuarto título en Shanghai.

El oriundo de Belgrado no sufrió sobresaltos en el primer set, mientras que el segundo lo dominó de principio a fin pero cedió algunos puntos que le impidieron sentenciar el encuentro con rapidez. El duelo se definió con un ojo de halcón que despejó las dudas de un tiro del croata que se fue apenas afuera de la línea de fondo.

"Agradezco el recibimiento y este es uno de los torneos de la categoría mil más espectaculares y más lindos", aseguró Djokovic en la ceremonia de premiación, en la que también destacó el gran talento de su rival de 21 años y estimó que tendrá muchas oportunidades más.

 

El tenista de 31 años de edad, que se encuentra en una forma imperiosa a medida que la temporada va llegando a su clímax, saltará a Roger Federer y se posicionará en el segundo lugar del ranking mundial este lunes cuando se actualice la tabla.

El 14 veces campeón de Grand Slam ha conseguido la victoria en 18 partidos de ATP seguidos y en los últimos meses ganó Wimbledon, US Open y los Masters de Cincinnati y ahora Shanghai. Han pasado casi dos años desde que Djokovic encabezó el ranking y él se ha propuesto derribar al lesionado Nadal antes de que termine el año.