Los negocios extra deportivos de LeBron James

LeBron James quiere ganar un anillo con Los Angeles Lakers, pero en California también tendrá oportunidad de expandir sus negocios en la industria del entretenimiento.

La primera vez que LeBron James salió de los Cavaliers, en 2010, anunció su decisión de cambiar de equipo en un programa de televisión que hundió su popularidad; los aficionados quemaron camisetas con su nombre y subieron los vídeos a las redes sociales; y el dueño de la franquicia, Dan Gilbert, escribió una carta en la que cargó con dureza contra él y le acusó de traición. Ocho años después, en su segunda salida de Cleveland, el anuncio ha llegado a través de un tuit en el perfil de la agencia que le representa; los aficionados, en su inmensa mayoría, le han dado las gracias; y Gilbert ha escrito otra carta, esta llena de elogios, en la que termina diciendo que algún día espera retirar su camiseta con el número 23.

La noche y el día. Lo que hay entre una momento y otro, además de un anillo en 2016 que acabó con cualquier oposición en Cleveland, es un crecimiento dentro y fuera de la cancha hasta convertirse no solo en uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA, también en una figura pública casi incontestable. La de jugador es solo una de las facetas de LeBron James. También está el LeBron que se implica en política. O el que destina millones de dólares a la educación de jóvenes del noroeste de Ohio, la zona en la que se crió. Y por supuesto está el LeBron empresario, el que más sale beneficiado del fichaje por Los Angeles Lakers.

 

Los Lakers no eran la opción fácil

En lo deportivo, fichar por los Lakers no era la decisión fácil. Houston Rockets y Philadelphia 76ers, otras franquicias que consideró (además de los Cavaliers), están bastante por delante. Los Rockets son ahora mismo el gran rival de los Warriors en la Conferencia Oeste. Y los Sixers tienen un grupo de jugadores jóvenes que le llevará a luchar por el anillo en los próximos años. LeBron es el jugador más competitivo que existe, lo va a dar todo porque los Lakers vuelvan a luchar por el anillo (es lo único que puede garantizar), pero su decisión de firmar por la franquicia sin la certeza de que llegue otra superestrella este verano demuestra que no tiene prisa, al contrario de los que pueden indicar sus 33 años.

Su viaje del este al oeste para jugar en los Lakers, como antes hicieron Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar y Shaquille O'Neal, refuerza todavía más el desequilibrio en la NBA a favor de la Conferencia Oeste. Si no hay sorpresas, entre los Warriors, los Rockets y los Lakers habrá un equipo que la próxima temporada no jugará la final de conferencia. No la final de la NBA, la de conferencia. De forma indirecta, uno de los grandes beneficiados son los Boston Celtics, que tendrán menos competencia.

 

El LeBron empresario

Hace ya tiempo que el fichaje de LeBron James por los Lakers se daba como bastante probable. Nadie pudo sorprenderse por el destino, aunque sí por los cuatro años de duración del contrato, porque en su segunda etapa en Cleveland iba casi año a año. El movimiento tiene sentido para las dos partes. En lo deportivo, los Lakers tienen a la pieza que va a poner fin a su travesía por el desierto: llevan cinco años sin jugar los 'playoffs'. En lo económico, la unión jugador-franquicia va a ser muy lucrativa para ambos, sobre todo para el primero. Y no por su sueldo (154 millones de dólares), que habría sido más alto en Cleveland.

LeBron, uno de los deportistas más famosos del mundo, estará ahora en uno de los equipos más conocidos a nivel mundial y en el epicentro de la industria del entretenimiento, un sector en el que ya ha entrado y en el que pretende ser un actor importante en el futuro. LeBron es un empresario, con inversiones que van desde clubes deportivos (Liverpool) a la tecnología, pasando por la comida rápida y por supuesto Nike, con la que firmó un contrato vitalicio por una cifra no revelada, pero que varias informaciones colocan en 1.000 millones de dólares.

Hace más de una década que LeBron James maneja sus propios asuntos junto a varios amigos de su juventud que son también sus socios en la empresa LRMR. Esos amigos son Rich Paul, Maverick Carter y Randy Mims. El primero es el fundador de la agencia Klutch Sports Group, que representa a LeBron y a otros muchos jugadores de la NBA. El segundo es su mano derecha, la persona dedicada a expandir sus negocios. Y el tercero es un ejecutivo de los Cavaliers.

 

Space Jam 2

El primer proyecto de televisión de LRMR fue 'The Decision', el programa de 2010 en el que LeBron anunció su fichaje por los Miami Heat. Más tarde, LeBron y Carter crearon SpringHill y Uninterrupted, dos compañías dedicadas a la creación de contenidos (series, documentales y vídeo en internet) que tienen acuerdos con Warner Bros y Turner Sports, dos gigantes del entretenimiento. SpringHill ha producido para la NBC, la CNBC, HBO o Starz, contó un reportaje publicado por 'ESPN' en febrero de 2017.

En todos esos proyectos, LeBron es como mucho el productor, la mayoría de las veces ni eso. Pero en otros puede aparecer delante. Ya lo ha hecho. En 2015 recibió buenas críticas por su papel en la película 'Trainwreck'. Y hay un proyecto en marcha para la secuela de 'Space Jam'. El rey llega a Hollywood con más planes que jugar al baloncesto, aunque eso sigue siendo lo primero y más importante. Para fortuna de los Lakers.