Serena Williams se siente perseguida por la agencia antidopaje

El pasado 14 de junio, un miembro de la USADA, agencia de control antidoping de Estados Unidos, se personó en la casa de Serena Williams para realizarle un test por sorpresa a las 8 y media de la mañana. 

La tenista no se encontraba en casa en ese momento y una asistente del hogar dejó pasar a este agente, que luego se negó a abandonar la casa hasta que ella no apareciera y se pudiera ir con su test antidoping realizado. Serena, al enterarse de lo que estaba ocurriendo, llamó al CEO de la WTA, Steve Simon y le profesó su disconformidad con las maneras y desde el equipo de la menor de las Williams denuncian que se sienten "invadidos y señalados" ya que ha sido testeada en cinco ocasiones durante este 2018, más del doble que ninguna otra jugadora del circuito.

El medio Deadspin detalla ampliamente lo ocurrido tras realizar una investigación. Serena se siente perseguida por la USADA y aunque siempre se ha mostrado decidida a realizar un test antidopaje y mantener limpio su nombre, no entiende por qué en este 2018 ha sido testada en cinco ocasiones (seis con la del pasado 14 de junio) mientras otras jugadoras como Stephens o Keys solo han sido examinadas en una ocasión u otras jugadoras estadounidenses como Riske, Pera o Townsend ni una sola en todo el año, teniendo en cuenta que solían basarse en el ranking para realizar más controles a las de puestos altos, estando Serena muy lejos en la clasificación al no haber podido competir en un año.

Desde la USADA se defienden afirmando que los factores para decidir a quién se le somete a estos tests son diversos y abarcan desde los recursos de los atletas, información de su rendimiento, ranking, análisis biológico, lesiones y el calendario que tienen, así como "información recibida sobre alguna posible acción dopante".

En Deadspin le preguntan directamente a la USADA si es que piensan que Serena se puede estar dopando. "Absolutamente no", contestan, y añaden que no creen que este último procedimiento, por el que uno de sus miembros se metió en la casa de la jugadora y se negó a marchar, sea injusto.

Serena, como decimos, llamó al propio CEO de la WTA, Steve Simon, para decirle que aquello no eran formas y Simon habló con la tenista para aclarar lo ocurrido. El agente de la USADA parece ser que llegó por sorpresa a la casa de la tenista y una empleada del hogar le abrió una puerta que no debía abrir y al entrar en la casa, ya no quiso abandonarla hasta que ella llegara aunque finalmente, tras un par de llamadas, acabó yéndose sin realizar el test. Eso no supondrá ningún problema para Serena ya que aunque los tenistas tienen la obligación de especificar cada día del año el lugar en el que se encuentran, existe una hora determinada en el día donde deben permanecer ahí por si el agente se personaliza para hacer el test y en el caso de las visitas sorpresa, si un tenista no se encuentra en casa no influye en delito.

Así pues, desde el equipo de Serena se sienten señalados ya que no se explican por qué ha sido testeada tantas veces en comparación con el resto de compañeras y es que ni siquiera el Top 5 masculino ha sido sometido a tantos tests antidoping en este 2018 como ella.

Fuente: puntodebreak.com