Con un Curry excepcional los Warriors se ponen arriba 2-0 ante Cavaliers en la final

Stephen Curry explotó con nueve triples, récord en un partido de las Finales, y los Golden State Warriors se colocaron con ventaja de 2-0 tras derrotar a unos Cleveland Cavaliers (122-103) que volvieron a depender en exceso de un LeBron James muy aislado en ataque.

El tridente de Golden State Warriors, Curry-Thompson-Durant, reventó a los Cavaliers en el segundo partido de la final de la NBA. Entre los tres sumaron 79 puntos, anotaron 14 triples de 28 intentos y dejaron sentenciado el partido mediado el último cuarto. 

El segundo capítulo estuvo claramente dominado por los Warriors y no tuvo nada que ver con el equilibrio del primer choque. Los 33 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias de Curry fueron demasiado para unos Cavs en los que ni siquiera LeBron llegó a tener peso real en el partido pese a sus números (29 puntos, 9 rebotes y 13 asistencias).

Los Warriors tuvieron varias acometidas para derribar a los Cavs antes del descanso. Nada más arrancar y con la novedad respecto al primer partido de la presencia de Jawal McGee en el quinteto titular ya llegó la primera fuga (15-6). 

Los dos siguientes tirones llegaron nada más arrancar el segundo cuarto y se basaron en la fluidez en ataque. Mediado el segundo periodo 18 de las 23 canastas de los Warriors habían llegado después de una asistencia y si a eso se le suman un par de triples indefendibles de Stephen Curry, los Cavs se toparon con un desafío mayúsculo camino de los vestuarios (59-44). LeBron volvió a quedarse tan solo como tantas otras veces esta temporada. Llegó al descanso sin haber descansado un segundo y con uno de sus acostumbrados recitales (15 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias). 

El problema para los Cavaliers era la contestación de Curry (16 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias) y que él sí estaba acompañado y de la mejor forma posible: Thompson y Durant hacían mucho daño con sus puntos y unos porcentajes de tiro excelente.

El esfuerzo sobrehumano de James encontró la ayuda de Kevin Love en el tercer cuarto. El que está obligado a acompañar siempre a LeBron apareció a tiempo. El problema es que el partido se convirtió en un intercambio de canastas y así los Warriors siempre salen ganando (90-80).

Al intercambio de golpes no hay quien pueda con ellos por mucho que Love cuajara un cuarto perfecto (4/4 en tiros de tres) y los números de LeBron (22 puntos, 8 rebotes y 12 asistencias) apuntaran al enésimo milagro con triple doble incluido.

El último cuarto ratificó la tendencia que se había apuntado durante todo el partido. El ataque de los Warriors ganó todo el protagonismo en el tramo final. Con el octavo triple de Stephen Curry y la facilidad anotadora de Durant y Thompson a los Cavs no les quedó otra que sacar la bandera blanca (111-93) con cinco minutos por delante.

Ficha técnica:

122. Golden State Warriors (32+27+31+32): Curry (33), Thompson (20), Durant (26), Green (5) y McGee (12) -quinteto titular- Young (0), Bell (5), Livingston (10), Looney (0), West (3), McCaw (0), Pachulia (6) y Cook (6).

103. Cleveland Cavaliers (28+18+34+23): Hill (15), Smith (5), James, (29), Love (22) y Thompson (11) -quinteto titular- Nance (2), Green (6), Korver (1), Clarkson (2), Hood (2), Osman (2), Calderón (4) y Zizic (2).