Lewis Hamilton amplía su distancia con Vettel en el Mundial tras ganar el GP de España

hamilton-2018-mercerdes-efe.jpg

Lewis Hamilton se ha alzado victorioso en la carrera del GP de España, donde el británico ha protagonizado un auténtico desfile militar a lomos de su Mercedes para reafirmar su candidatura al Campeonato del Mundo. Sebastian Vettel, cuarto, ha perdido comba después de un error estratégico. Carlos Sainz y Fernando Alonso, séptimo y octavo respectivamente, han terminado en los puntos.

Más de un piloto y aficionado cruzaba los dedos para invocar la lluvia en el GP de España, pero el líquido elemento sólo hizo acto de presencia en las horas matinales. Amainó al filo de las 11:30 horas y la salida se tomó en perfectas condiciones de seco, aunque las nubes rodeaban el Circuit y eran una amenaza constante.

Fernando Alonso fue el único piloto que salió con el neumático superblando, lo que le dejaba en una teórica inferioridad estratégica respecto a sus rivales. El resto de la parrilla partió con el compuesto blando, con la excepción del Renault de Nico Hülkenberg, que comenzaba rezagado en 16ª posición y enfocado a la remontada, y el Sauber de Marcus Ericsson, que le seguía en decimoséptimo lugar, también con la goma blanca.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco. Salida. Lewis Hamilton arrancó bien desde la Pole Position y mantuvo la primera posición. Sebastian Vettel, tercero en parrilla, aprovechó que partía desde el lado limpio del asfalto para arrebatar a Valtteri Bottas la segunda posición. Vettel le adelantó por el exterior en la primera curva, donde el finlandés pecó de ser demasiado precavido. Kimi Räikkönen era cuarto, Max Verstappen quinto y Daniel Ricciardo sexto.

Detrás, caos y coche de seguridad. Romain Grosjean había subido hasta la octava plaza, pero en la curva 3 se desestabilizó mientras perseguía a su compañero Kevin Magnussen, a quien el coche le hizo un amago. Grosjean  trompeó hacia el interior de la pista, donde se cruzó en la trazada del resto del pelotón. Nico Hülkenberg y Pierre Gasly no le pudieron esquivar e impactaron contra él. Los tres monoplazas terminaron fuera de carrera. Carlos Sainz lo aprovechó para reclamar la octava plaza tras superar a Fernando Alonso por el interior en la curva 3. Alonso cayó hasta el undécimo lugar, detrás del Sauber de Charles Leclerc y el Force India de Esteban Ocon.

En la vuelta 6, bandera verde. Lewis Hamilton controló el tempo a la perfección y mantuvo el liderato. Sebastian Vettel reaccionó tarde, pero conservó la segunda plaza a pesar de la presión de Valtteri Bottas. Detrás, Alonso se subió por las paredes para adelantar a Ocon por el exterior en la curva 3, en una maniobra espectacular donde aprovechó el apoyo aerodinámico de su McLaren y la superioridad en agarre y tracción del compuesto superblando.

Con la carrera estabilizada, Hamilton sacó a pasear el martillo para poner tierra de por medio con sus rivales. El británico era entre 0,5 y 1,0 segundos más rápido que el resto de la parrilla, con lo que Vettel no supuso ninguna amenaza. Bottas imitó el ritmo de Vettel y Kimi Räikkönen ejerció de espectador en la pelea por el podio, con la esperanza de poder inmiscuirse en el mismo con la ayuda de la estrategia.

Vettel no tenía nada que hacer con Hamilton y su rival pasaba a ser Bottas, que se acercaba con su Mercedes. Ferrari llamó al alemán en la vuelta 17 y le puso el compuesto medio con la esperanza de mantenerse en un ritmo competitivo. Bottas paró en la 19, pero Vettel mantuvo la segunda plaza. Aun así, el ritmo del teutón le alejaba de la pelea por la victoria: con neumáticos medios usados, era más lento que Hamilton con blandos usados.

En la media parrilla, Alonso paró en la vuelta 22 para deshacerse de los superblandos y poner medios, con lo que confirmaba su intención de hacer un único pit-stop. Intentó el ‘undercut’ a Charles Leclerc, pero no funcionó. Se reincorporó justo detrás del monegasco, que había parado antes. Leclerc y Alonso se vieron sorprendidos por Sergey Sirotkin y Brendon Hartley, que habían hecho su cambio de ruedas durante el periodo de coche de seguridad.

En la 25, sorpresa en Ferrari. El coche de Kimi Räikkönen perdía potencia en plena recta y Max Verstappen le arrebataba la posición sin ninguna dificultad. Problema mecánico para Räikkönen, que tuvo que abandonar. El equipo le pidió que detuviera el monoplaza, pero el hombre de hielo consiguió regresar hasta el box. Huelga remarcar que Kimi estrenaba unidad de potencia después de una avería en los entrenamientos libres del viernes.

Lewis Hamilton hizo su parada en la vuelta 25 y también puso neumáticos medios. El británico estaba en su propio mundo y emergió por delante de sus competidores directos, sólo por detrás de un Max Verstappen que lideraba la carrera de forma provisional a la espera de su parada.

Carlos Sainz paró desde la séptima posición y reemergió delante de los rivales que ya habían visitado el Pit-Lane, es decir, por delante de Charles Leclerc y Fernando Alonso. Ellos se jugarían la séptima plaza. Sainz puso medios y atacó al Sauber de Marcus Ericsson –ruedas usadas-, al que intentó adelantar por el exterior en la primera frenada. Lo intentó en la 27 y otra vez en la 31, pero no fue exitoso. En la 32, Kevin Magnussen –sexto- puso medios y se afianzó como el líder de la media parrilla con 12 segundos de margen sobre Sainz, que en aquel momento rodaba noveno a la espera de que Stoffel Vandoorne y Ericsson visitasen el Pit-Lane.

En la vuelta 34, Max Verstappen montó medios y se reincorporó cuarto entre Valtteri Bottas y Daniel Ricciardo. El holandés fue el último en parar. Los cinco primeros coches estaban en el mismo orden que habían comenzado la carrera, con la única anomalía del abandono de Kimi Räikkönen, que volvía cabizbajo al paddock.

La carrera superaba su ecuador. Lewis Hamilton lideraba a Sebastian Vettel por 11 segundos. Estaba en su propia liga y el alemán no suponía ninguna amenaza. Kevin Magnussen gobernaba la media parrilla con 19 segundos de margen sobre Carlos Sainz, que a su vez tenía a Charles Leclerc a unos tres segundos de distancia. Fernando Alonso, noveno, entraba en su zona DRS y se dejaba ver en sus retrovisores, pero el monegasco no vendería barata su piel.

En la vuelta 41, Dirección de Carrera activó el coche de seguridad virtual para que los comisarios pudieran retirar el Force India de Esteban Ocon, que sufrió una aparente rotura de motor mientras negociaba la curva 4. Ocon aparcó en la recta que conduce a la curva 5. Sebastian Vettel aprovechó la interrupción para hacer su segunda parada. Montó medios y salió cuarto, justo entre Max Verstappen y Daniel Ricciardo.

Bandera verde. Fernando Alonso fue el más listo de la clase y pilló desprevenido a Charles Leclerc en la relanzada. Se puso en paralelo con el Sauber en la recta principal y le superó con una apurada de frenada. Se ponía octavo, a 5,5 segundos de Carlos Sainz. Menos acertado estuvo Max Verstappen, que hizo contacto con un Williams y dañó la sección izquierda de su alerón delantero. Su ingeniero le reportó que podía seguir en pista si estaba cómodo con el coche, y eso es lo que hizo. Sergey Sirotkin también fue protagonista, en su caso con un trompo con neumáticos fríos. En la vuelta 47, Stoffel Vandoorne se retiró con un fallo en la unidad de potencia. Primer abandono de la temporada para McLaren.

Verstappen tendría que defenderse de Vettel con el alerón tocado y unos neumáticos usados, pero el holandés lo hizo con éxito. El alemán era incapaz de cerrar la brecha con los coches del podio y se resignaba a esperar su segunda visita a la calle de boxes. Mientras tanto, los líderes se abrían paso a través de la parrilla y recordaban a todo el mundo que Montmeló es un circuito que pone en evidencia las diferencias entre monoplazas. En la giro 53, Hamilton dobló a Magnussen –sexto-. Sólo los coches de los tres equipos punteros se mantenían en la vuelta del líder.

El error estratégico de Ferrari se hizo más claro con el paso de los minutos, en tanto que Sebastian Vettel perdió la segunda posición y toda probabilidad de podio al ser el único en ir a dos paradas. Valtteri Bottas y Max Verstappen cumplieron las previsiones: llegaron hasta el final sin volver a la calle de boxes. El Ferrari no se comportó como en anteriores carreras. Nunca tuvo el ritmo de Hamilton y tampoco tuvo ritmo para poner bajo presión a Verstappen, que sobrevivió pese a rodar con el frontal tocado.

A cinco vueltas del final, Carlos Sainz tuvo un susto mayúsculo cuando el motor de su Renault sufrió un problema repentino. Por fortuna, fue capaz de capearlo con un simple cambio de mapa motor. El episodio no tuvo consecuencias para la carrera del madrileño, que en aquel momento disponía de siete segundos sobre Fernando Alonso.