VIDEO: Brasileño Rodrigo Koxa surfea la ola más grande del mundo

Hay récords y récords. Todos quedan para siempre en la historia, pero algunos traspasan los límites humanos. Es el caso del brasileño Rodrigo Koxa, de 38 años, al que le acaban de otorgar el récord de la ola más alta jamás surfeada.

Una marca lograda en Nazaré, Portugal, el pasado mes de noviembre, cuando se subió a 24.38 metros sobre el agua. Una auténtica barbaridad.

Los mejores surfistas del mundo se han reunido estos días en Santa Mónica (California) con motivo de la entrega de los 2018 World Surf League Big Wave Awards en el cuartel general de Red Bull. Los mejores surfers del año pasado han recibido sus premios, incluido Rodrigo Koxa y su nuevo récord mundial.

El jurado de los premios resolvió que la ola surfeada por Koxa el 8 de noviembre de 2017 en Nazaré medía 24.38 metros, superando así la anterior marca que estaba en poder el americano Garrett McNamara, cuya ola fue medida en 23.77 metros en 2011.

“Siempre he intentado sufear grandes olas toda mi vida y tuve una experiencia muy intensa en 2014, cuando casi pierdo la vida en Nazaré. Cuatro meses después aún tenía pesadillas, no viajaba, tenía miedo y mi mujer tuvo que ayudarme a nivel psicológico. Ahora estoy tan contento que no puedo describirlo con palabras. Es el mejor día de mi vida. Gracias a todos, es un sueño hecho realidad”, comentó el propio Koxa.

El surfer brasileño se llevó el Quiksilver XXL Biggest Wave Award, que se otorga al que logra cazar la ola más alta del año. Con su gesta, no sólo consiguió el premio, sino que se ha convertido en el dueño del récord Guinness a la ola más alta jamás surfeada.

"ESTOY CONTENTO"

Koxa, quien arriesgó su vida surfeando la ola de gran tamaño, dijo al momento de recibir el premio que fue 'el mejor día de su vida'. El  récord anterior fue de 23.77 metros establecido por Garrett McNamara en 2011. Las imágenes publicadas en YouTube han dejado sin palabras a miles de usuarios. 

“Siempre he intentado sufear grandes olas y tuve una experiencia muy intensa en el 2017, cuando casi pierdo la vida en Nazaré. Cuatro meses después todavía tenía pesadillas.  Ahora estoy tan contento que no puedo describirlo con palabras. Gracias a todos, es un sueño hecho realidad”, comentó el propio Koxa en YouTube.