Rafael Nadal, campeón del ATP de Barcelona por undécima vez

Y tal como lo predijera el sábado el juvenil tenista griego de 19 años Stefanis Tsitsipas, este domingo recibió una lección gratuita de contundencia y buen tenis por parte del número uno del mundo Rafael Nadal, en la final del ATP 500 de Barcelona que le permitió al anfitrión coronarse rey en la arcilla barcelonesa por 11ª ocasión.

El español selló esta nueva consagración que le valió su undécimo trofeo Conde de Godó, en sets seguidos y con parciales de 6-2 y 6-1 en 1 hora con 18 minutos de juego, solo días después de haber alcanzado esta misma cifra de 11 trofeos en el ATP 1000 de Montecarlo.

Al inicio una tímida lluvia amenazó el normal desenlace de esta final, que se fue intensificando con el correr de los minutos y que amenazó con suspenderlo en varios pasajes, hasta que media hora después apareció el sol y el juego se desarrolló ya en una pista pesada.

Pero ya este título tenía dueño antes de iniciarse el juego, y Nadal lo ratificó con contundencia aplastando a Tsitsipas y lanzando una seria advertencia a sus próximos rivales, que deberán exigirse como nunca para arrebatarle un set en este tipo de pista donde selló además el récord de 46 sets ganados al hilo en su victoria número 401 sobre arcilla.

Los próximos torneos que Nadal disputará será en la arcilla de Madrid, Roma y Roland Garros.

Para el joven tenista ateniense, que el viernes habría logrado su victoria más importante en su aún corta carrera al derrotar al austriaco número 7 del mundo Dominic Thiem, llegar a esta final le recompensará ingresando desde este lunes en la prestigiosa elite de los top 50 del mundo.