Serena Williams es la única mujer en el ‘Top-100’ de los deportistas mejor pagados, Forbes

La brecha salarial entre deportistas hombres y mujeres perdura con el paso de los años. Los premios y los salarios recibidos en las secciones masculinas siguen siendo infinitamente superiores a los que encontramos en las femeninas. Esta situación se puede ver perfectamente reflejada en la prestigiosa lista anual realizada por ‘Forbes’, que enumera los 100 deportistas mejor pagados del mundo.

A día de hoy, la legendaria tenista estadounidense, Serena Williams, es la única representante femenina en este ranking. La ex número 1 del mundo y ganadora de 23 ‘Grand Slams’ ha descendido once puestos en la lista de los más ricos con respecto al pasado año después de estar de baja por maternidad durante toda una campaña. Ahora ocupa la 51ª posición de la lista junto a Ryan Howard, jugador de béisbol de las Grandes Ligas de EEUU.

Williams tiene por delante a hasta cinco compañeros de profesión. Roger Federer, Novak Djokovic, Kei Nishikori, Rafa Nadal y Andy Murray ocupan posiciones más altas en el ranking que la de Míchigan.

La rusa Maria Sharapova llegó a ser la deportista femenina mejor pagada del mundo durante 11 años consecutivos, un privilegio que perdió después de dar positivo por Meldonium en un control antidoping en 2016. Sharapova abandonó entonces la lista de ‘los 100’ y dejó a la menor de las hermanas más famosas del mundo del deporte como la única mujer en la élite de la clasificación salarial mundial.

Sin duda, el tenis, a pesar de contar con una brecha salariar importante, es el deporte menos afectado. La realidad es que las mujeres que se dedican a cualquier otra especialidad de manera profesional, no pueden ni soñar con entrar en este ranking de altura, ya que se encuentran muy lejos de los salarios que reciben los hombres que se dedican al fútbol, basket, golf, motor, atletismo, artes marciales, cricket o boxeo. Todos, deportes presentes en la citada lista que encabezan Cristiano Ronaldo, Lebron James, Leo Messi, Roger Federer y Kevin Durant, por este orden.