VIDEO: Justin Timberlake le rinde un tributo a Prince en el Super Bowl

Justin Timberlake ha homenajeado a Prince en su regreso al show de la Super Bowl tras 14 años de ausencia. El compositor y cantante estadounidense ha tenido la oportunidad de rendir tributo a 'El Artista, Anteriormente Conocido como Prince', fallecido en abril de 2016.

Un homenaje a Prince en su ciudad natal, Minneapolis

Timberlake, que ha interpretado algunos de sus temas más conocidos, ha aprovechado el show del descanso de la Super Bowl para rendir tributo a Prince. Un sentido homenaje en la ciudad natal del genio musical, autor de temas tan exitosos como 'Purple Rain', 'When Doves Cry', 'Kiss' o 'I Would Die 4 U'.

Este último single ha sido el versionado por Timberlake en el show de medio tiempo de la Super Bowl. Además, el evento ha servido para dar a conocer 'Man of the Woods', el nuevo disco de Timberlake, estrenado hace apenas algunos días.

Pese a que la familia de Prince había negado los rumores de que el holograma del fallecido cantante aparecería durante el espectáculo, finalmente lo hizo, y el color púrpura se apoderó del U.S. Bank Stadium de Minneapolis.

La actuación de Justin Timberlake en la Super Bowl, de menos a más

En el que ha sido su regreso al evento deportivo más esperado del año en Estados Unidos, Justin Timberlake ha ido de menos a más. El baile fue uno de los mejores alicientes de la noche y el cantante estadounidense fue mejorando su actuación con el paso de los minutos. Tras cantar algunos de sus hits más sonados, Timberlake ha culminado el show una de sus canciones más conocidas: 'Can´t stop the feeling'.

Esta ha sido su tercer espectáculo en un show de medio tiempo de la Super Bowl. El primero fue en 2001, con su banda NSYNC, y el segundo en 2004 junto a otros artistas. Una de ellas era Janet Jackson. Aquella noche, Justin Timberlake subió la mano hacia el pecho de su compañera, le agarró del vestido y, tras un tirón, le dejó el pezón derecho al aire.

Aquel incidente supuso un antes y un después en la carrera de ambos artistas. Hoy, en Minneapolis, Timberlake parece haberse redimido con una nueva oportunidad.