Serena Williams, la nueva baja del Abierto de Australia

El Abierto de Australia tendrá en 2018 a una nueva campeona: la defensora del título, Serena Williams, se ausentará después de haberse consagrado en la edición pasada. Ese fue el último logro y torneo disputado por la tenista que fue madre en septiembre pasado.

La maternidad la alejó de las canchas durante el año anterior y es la gran razón por la que no estará disponible en el primer Grand Slam. Disputó a fin de año una exhibición en Abu Dhabi frente a la letona Jelena Ostapenko (cayó 6-2, 3-6 y 10-5) y se dio cuenta que no está en su máximo nivel.

Serena declaró que le falta un poco más de tiempo para volver a la competencia profesional: "Mi entrenador y mi equipo siempre me dicen que debo acudir a los torneos cuando esté preparada. Ahora puedo competir, pero mi deseo no es sólo competir sino llegar lejos". Y añadió: "Estoy súper cerca del nivel que quiero, pero aún no lo tengo".

La noticia se confirmó horas después de que Andy Murray anunciara su baja en el certamen oceánico por ser víctima de una lesión de cadera que lo mantiene al margen de la acción desde hace seis meses. Otra de las figuras que avisó de antemano que no estará disponible es el japonés Kei Nishikori.

Cabe recordar que la menor de las Williams se impuso justamente ante su hermana en la final del torneo que se desarrolla en Melbourne y que es la tenista con mayor cantidad de títulos (7) desde la Era Abierta en este Grand Slam, ya que ocho trofeos de la australiana Margaret Smith (la única que la supera con 11) fueron antes de 1970.