Tiger Woods: del cielo a la Tierra

Resultado de imagen para tiger woods: del cielo a la tierra

En Cypress, California, cerca del fin de año de 1975 nace quién, a la fecha, transformó el Golf en una maquinaria de éxito, elegancia y competitividad, para colocarlo en la esfera mundial y poniéndolo a nivel de deportes con más arraigo popular, no solo en la unión americana, sino en el mundo entero.

Eldrick Tont Woods, mejor conocido como Tiger Woods, inició su peregrinar maestro en el golf desde los 2 años y desde ahí no se detuvo hasta convertirse en un referente de la disciplina, tanto por sus títulos como por sus ganancias, siendo el primer atleta de cualquier disciplina en traspasar la barrera de los $1000 millones de dólares en ingresos y siendo, según FORBES, el deportista mejor pagado de la historia y en franco crecimiento para ese momento.

En 1988 la marca Nike inicia el desarrollo de calzado de Golf, para vender principalmente en tiendas y no para patrocinar jugadores profesionales. En 1996 Nike firma un contrato de $100 millones con Tiger Woods para ingresar, de manera definitiva, en un deporte muy complejo donde predominaban marcas como Polo Sport y Ralph Laurent. Casi de inmediato comienza a acaparar el 6 % de las ventas del segmento y a partir de ahí desarrollan toda clase de artículos alrededor de la figura del N° 1 de la época.

Desde sus inicios el golfista estadounidense generó altas expectativas al ganar 2 abiertos de Augusta o mejor conocidos como The Master, pero en la rama de amateur y así da inicio la brillante carrera de este súper dotado atleta.

Luego de la firma de Woods con el gigante manufacturero norteamericano, en 1999 se anuncia el vínculo con las pelotas Nike reemplazando a las tradicionales pelotas Titleist, para completar su equipamiento y unificar todo el set, incluidos los palos de la misma marca. Actualmente firmó contrato para utilizar pelotas de marca Bridgestone.

Como parte del desarrollo de Nike para el mejor golfista del momento, se diseñó un logo muy icónico al mejor estilo de Michael Jordan con las Air Jordan de finales de los 80´s, el cual se posicionó rápidamente, siendo Woods el propietario del diseño, pero con la supervisión de los ejecutivos de Nike mientras estén vinculados.

Todo este desarrollo de mercadotecnia le generó a El Tigre californiano y amparado con el éxito en la parte deportiva, que las más importantes casas comerciales del mundo se acercaran para patrocinarlo, generándole ganancias anuales por $100 millones en su punto más alto y convertirse en el primer mil millonario del deporte. Marcas como AT&T, Gatorade, Guillete, Procter & Gamble, Accenture PLC, Rolex , entre otros.

La carrera iba viento en popa para Tiger mientras sus números estadísticos y ganancias se incrementaban a una velocidad vertiginosa. En sus primeros 10 años acumuló ingresos por torneos de $85 millones más que ninguno otro. Todo esto aunado que el 100 % de su indumentaria era de la misma marca, incluidos sus palos y pelotas.

La vida de Tiger se transformó prontamente en un imperio de producir dinero y su entorno generaba alta rentabilidad en todos los ámbitos, incluidas las cadenas de televisión que vieron como sus audiencias aumentaban de forma dramática cuando Woods jugaba los torneos del PGA Tour, y de manera inversa cuando éste no lo hacía. Los ratings se aumentaban hasta en un 90 % en las rondas de jueves y viernes y en un 200 % en los de fin de semana. The Golf Channel advirtió sus incrementos de audiencia con la participación del Tigre y sus caídas durante sus ausencias.

Jack Nicklaus, el Oso Dorado, máximo ganador de Majors en la historia con 18, alcanzó su número 14 a la edad de 32 años, 3 menos que Nicklaus, esto hacía prever que Woods proyectaba una suma arriba de los 20 torneos grandes, al paso y rendimiento que presentaba. Dicha suma no se cumplió y Tiger se estancó en 14.

LA CRISIS

No todo en la vida puede ser un cuento de hadas y el 27 de noviembre de 2009 la tragedia llegó a la vida de Tiger Woods. Luego de un accidente al volante y en compañía de su esposa, la sueca Elin Nordegren, se hacen públicas infidelidades que dan al traste con su matrimonio y en adelante la debacle deportiva y financiera del golfista estadounidense, hasta el divorcio.

Este capítulo en la vida de Tiger le generó erogaciones de hasta $750 millones por parte de su excompañera, dejando sus finanzas maltrechas, pero no en bancarrota. Además de la demanda de divorcio, el Tigre experimentó la salida de varios de sus principales patrocinadores generándole una disminución en sus ingresos de $50 millones anuales.

Hoy día Tiger lucha con los dolores de espalda que lo han minado en los últimos años y un par de cirugías lo comprueban, está en rehabilitación por el consumo de alcohol y multas por conducir ebrio, además de insinuaciones por dopaje con hormonas de crecimiento humano y un sinfín de líos legales por resolver.

Esta situación ha generado que accionistas de las cadenas televisivas y algunos de los mayores patrocinadores de Woods reporten pérdidas de $5.000 mil millones hasta $12.000 millones desde 2009, entre ellos AT&T como principal perjudicado.

Del cielo a la tierra cayó el prodigioso Tiger Woods, quién transformó un deporte tan formal como el Golf en un imperio de oportunidades comerciales a punta de drivers, greenes, birdies, pares y bankers.

Un ícono en su más oscura realidad que tocó el cielo con las manos y hoy lucha por volver a darle a sus millones de fans la oportunidad de verlo en el lugar donde se siente el mejor y donde todos quieren verlo, en la cancha de Golf.

Fuente: Leonel Vargas (negociodeldeporte.com)