La confesión de un ingeniero: "Me siento responsable de la muerte de Ayrton Senna"

Adrian Newey, el ingeniero más conocido de la Fórmula 1, ha publicado su autobiografía, titulada 'How to build a car', en la que recupera el capítulo más negro de su carrera, cuando, siendo jefe de diseño y desarrollo de Williams, en 1994, Ayrton Senna se mató al volante del FW16 en el circuito de Imola.

"Fui uno de los altos ejecutivos de un equipo que diseñó un coche en el que un gran hombre murió", dice en el pasaje del libro que rememora aquella terrible jornada. 

"No me importa si esa columna de dirección causó el accidente o no, el hecho es que era una pieza de diseño mala, nunca debió haberse permitido en el coche". 

Por todo ello, dice: "Siempre me sentiré responsable de la muerte de Senna, pero no culpable". 

Por su parte, el español Carlos Sainz, piloto de la escudería Renault Sport F1 Team, analizó el Gran Premio de Brasil que se disputará este entre el 10 y el 12 de noviembre y destacó que la pista de Interlagos no tiene un diseño que disfrute especialmente. 

Sin embargo, en un comunicado del equipo, Sainz reconoció que el circuito de Brasil es "agradable" y destacó que se puede sentir el ambiente de Ayrton Senna por todas partes.