Tiger Woods revela que podría no volver a jugar golf por sus problemas en la espalda

El golfista estadounidense Tiger Woods, exnúmero uno del mundo, admitió en la previa de la Copa de Presidentes que podría no volver a jugar golf a causa de las múltiples cirugías a las que ha tenido que someterse por cuenta de sus problemas de espalda.

Cuando le preguntaron si era posible que no volviera a competir, el golfista de 41 años respondió: "Sí, definitivamente. Tomará tiempo saber si estoy avanzando en mis capacidades y no hay prisa".

Woods, ganador de 14 Majors a lo largo de su carrera, se prepara para ser capitán asistente en el torneo que enfrenta a un grupo de golfistas estadounidenses con otro de otras nacionalidades.

Tan malo era el estado de salud de Tiger que dudó poder estar con el grupo de asistentes del capitán del equipo de Estados Unidos, Steve Stricker, junto con Fred Couples, Davis Love y Jim Furyk en la Copa de Presidentes.

"No sabía si iba a poder estar aquí, porque no podía montar un carrito de golf. El balanceo me lastimaba mucho. Ya todo pasó, lo cual es fantástico. Sigo entrenando, me estoy fortaleciendo. Pero no tengo ejercitados mis músculos del golf porque obviamente no estoy haciendo nada relacionado con este deporte", concluyó Woods, quien no compite desde diciembre de 2016, cuando participó en el Hero World Challenge.