Laver Cup: el torneo que reúne 65 títulos de Grand Slams

Federer y Nadal principales atracciones

Roger Federer pondrá en marcha este viernes la Laver Cup, un torneo de exhibición por equipos, inspirado en la Ryder Cup de golf que puede suponer una competencia para los torneos ATP y, sobre todo, para la Copa Davis, en déficit de notoriedad.

Bautizado así en honor al australiano Rod Laver, último jugador en completar el Grand Slam (los cuatro torneos grandes) en un mismo año (1969), la primera edición se disputará de viernes a domingo en Praga y enfrentará a seis jugadores europeos contra otros tantos rivales del resto del mundo.

La selección del Viejo Continente tiene más ponderación que su rival: además de Federer, en el equipo europeo estarán su gran rival Rafael Nadal (entre los dos han ganado los cuatro Grand Slams de esta temporada) y otros Top-10 como Marin Cilic, Alexander Zverev y Dominic Thiem. La única excepción es la estrella local Tomas Berdych, que actualmente está en el 19° puesto de la clasificación mundial.

El Resto del Mundo asoma en principio con menos potencial, sobre todo tras la renuncia de Juan Martín del Potro, verdugo de Federer en cuartos de US Open, que alegó que todavía no estaba "completamente recuperado". En este equipo jugarán cuatro estadounidenses (Frances Tiafoe, Sam Querrey, John Isner y Jack Sock), un australiano (Nick Kyrgios) y la promesa canadiense Denis Shapovalov.

El equipo mundial estará dirigido por John McEnroe que se encontrará en la silla de enfrente a su antiguo rival en las pistas, el no menos legendario Bjorn Borg.

El torneo tendrá cuatro partidos al día, tres en individuales y uno en dobles, y cada uno de ellos se jugará a dos sets, y en caso de empate se realizará un 'super tie-break' a 10 puntos. El viernes cada victoria supondrá un punto; dos el sábado y tres el domingo. El primer equipo que alcance 13 de los 24 puntos en juego habrá ganado.

Por primera vez, Nadal y Federer jugarán en el mismo equipo un torneo que no les dará puntos para la ATP, pero que les garantizará a los jugadores suculentos ingresos, aunque la cifra no se ha precisado. Y muchos esperan que, por una vez, Federer y Nadal se reúnan para disputar juntos un dobles.

El torneo cuenta con un fuerte apoyo de Federer, que fue parte del origen del certamen junto a su agente Tony Godsick, y sueña con ver este torneo insertado dentro del apretado calendario del circuito, a la vez que el IPTL, un torneo de exhibición lanzado en Asia en 2014, parece decaer ostensiblemente. La Laver Cup, por lo pronto, se mudará a Estados Unidos en la próxima temporada.

Una competencia para la Copa Davis

La organización de este torneo no está exenta de consecuencias para otras pruebas tenísticas. Los torneos ATP 250 de San Petersburgo y Metz, programados esta misma semana, no han podido contar con jugadores como Isner, Sock o el joven Shapovalov, cuando ya arrastraban serias dificultades para atraer a los Top 10. Y también podría arrastrar en interés a la Copa Davis, un torneo que no atraviesa por su mejor momento en cuanto a notoriedad en el plano mundial.

"Son dos cosas diferentes. La Laver Cup se juega en tres días y la Copa Davis son cuatro etapas anuales (si se llega a la final). No me gusta mucho la comparación", temporiza Federer, que solo ha disputado una serie de Copa Davis desde que la ganó en 2014 junto a Stan Wawrinka.

Para Yannick Noah, capitán del equipo francés que disputará la final de la Davis contra Bélgica (24-26 de noviembre en Lille), los dos torneos son incomparables: "La Copa Davis son 130 países. ¿Cuántos juegan en el otro? Cinco o seis (por equipo). Juegan entre ellos. No es igual. Es otra cosa".

Fuente: Diario La Nación Argentina