Roger Federer ya tiene fecha para regresar a la actividad

Por diversas lesiones, Roger Federer tuvo poca acción en este 2016. Tras caer en la final de Brisbane ante el canadiense Milos Raonic, perdió en las semifinales del Abierto de Australia frente al serbio Novak Djokovic y sufrió una rotura en los meniscos de su rodilla izquierda.

Luego de una intervención quirúrgica y la posterior recuperación, retornó en Montecarlo y llegó hasta los cuartos de final, donde se topó con el francés Jo-Wilfried Tsonga. Con diversas molestias físicas, besó la lona en Roma (octavos) y Stuttgart (semifinales) ante el austríaco Dominic Thiem y se quedó otra vez en las semis de Halle ante el alemán Alexander Zverev.

Wimbledon fue su última competición oficial: perdió nuevamente con Raonic en semis y anunció su despedida de la temporada, tras una caída en ese partido que resintió su rodilla. "Para estirar mi carrera profesional, tengo que parar", declaró Federer, quien lamentó no haber estado en los Juegos de Río y quien se ubica actualmente en el 16° lugar del ranking.

El suizo de 35 años sabe que tiene que cuidarse a esta altura y por eso se preparó para debutar en 2017 en la Copa Hopman. Su debut será el 2 de enero en Perth (Australia), donde formará parte de su conjunto nacional junto a Belinda Bencic. Suiza compartirá el grupo A junto a Alemania, Francia y Gran Bretaña, su primer adversario (con Daniel Evans y Heather Watson como representantes).

Si su físico no sufre inconvenientes, dirá presente en el Abierto de Australia, en la segunda quincena de enero. Y tras esa competencia, el oriundo de Basilea tiene pensado asistir al ATP de Dubai a fines de febrero. Ya en marzo, planea anotar su nombre en los Masters 1000 de Indian Wells y Miami.

Federer quiere volver a lo grande y sus primeros importantes desafíos serán en territorio australiano. Su despliegue físico en la temporada que se avecina será vital para determinar cuánto hilo en el carretel le quedará.