FIFA dice que Yendrick Ruiz es un "ídolo dentro y fuera de la cancha"

Yendrick Ruiz, Jose Rodolfo Alfaro and Alberth Villalobos

La FIFA dedicó un amplio artículo al costarricense Yendrick Ruiz, quien actualmente figura con el Oriente Petrolero de Bolivia. 

El ente que rige el fútbol mundial resaltó, además de sus condiciones futbolísticas, el don de persona que tiene el jugador.

El artículo completo:

Yendrick Ruiz, ídolo dentro y fuera de la cancha

No hay duda de que Yendrick Ruiz vive un gran momento. El goleador costarricense recién dejó al Club Herediano para irse a jugar con el Oriente Petrolero boliviano gracias a un gran 2018: fue campeón del Torneo Apertura y de la Liga Concacaf, donde también quedó en la cima goleadora.

Pero las virtudes del hermano del capitán de la selección tica, Bryan Ruiz, no se quedan solo en la cancha. También tiene tiempo para mostrarlas fuera de ella.

Estaba a pocas horas de irse a Bolivia, pero encontró la manera de abrir espacio en su agenda para acompañar a la Federación Costarricense de Fútbol a su natal cantón de Alajuelita para asistir a la inauguración de una cancha de fútsal para niñas y niños de la zona de los Geranios.

“Es un proyecto bastante bonito. Esencialmente ayuda a restaurar canchitas de fútbol para que los niños tengan un lugar donde practicar deporte en lugares de bajos recursos en Alajuelita”.

Desde hace algún tiempo, la FEDEFUTBOL y la organización Recrearte se han unido para ayudar a los más jóvenes en su desarrollo impulsados por el amor por el fútbol. Pero el camino a inaugurar su segunda cancha en Alajuelita, luego de que hace un par de años cortaran el listón en Tejarcillos, no ha sido fácil.

Para juntar recursos tuvieron que organizar torneos de golf, medios maratones, invertir recursos propios y hablar con diferentes patrocinadores que creyeran en el proyecto. Y lo lograron.

“Llevamos diez años trabajando en Alajuelita por la niñez y la juventud. Esta cancha representa una lucha para llevarle al mundo todo el potencial del fútbol para transformar no solo la vida de las personas, sino también las comunidades en donde se practica”, sostuvo Ana Cristina Araya, de Recrearte, en la inauguración de la cancha.

Yendrick Ruiz coincide con ella: el aporte del balompié va mucho más allá. “Sabemos que el deporte aleja a los niños de las drogas. Lo que se está haciendo en Alajuelita es muy importante. Tiene a los niños pensando en otras cosas saludables, como el deporte. Y todo esto es muy importante para el cantón y su entorno”.

“Cuando yo era un niño no había esa oportunidad que se está dando ahora; simplemente no había estos lugares para practicar el fútbol. Es bonito para uno poder participar en esas actividades, porque yo no pude vivirlo a esa edad, pero ahora puedo ver la alegría de los niños que sí van a tener una cancha así”.

Yendrick Ruiz, a detalle

Nació el 12 de abril de 1987, en Alajuelita, Costa Rica

Se formó en el Alajuelense, pero su carrera como profesional la hizo en el rival Herediano

Es un delantero letal, generalmente encargado de la definición. Sin embargo, recientemente el seleccionador Gustavo Matosas le ha encargado labores más creativas, ocupando precisamente el lugar de su hermano Bryan

Llegó a los 100 goles en la primera división de su país el pasado diciembre

En el extranjero ha jugado en el Pune City de la India y Chiangmai FC de Tailandia

 

Ejemplo para las futuras generaciones

Su presencia, junto a la del presidente de la FEDEFUTBOL, Rodolfo Villalobos, el seleccionador Gustavo Matosas y otros jugadores, despertó la emoción de los jóvenes presentes, que ahora disfrutarán esta cancha nueva.

“Es una alegría para mí y una ilusión. Que un niño llegue y diga que algún día quiere ser como yo me motiva para seguir dando lo máximo todos los días en la cancha y en la vida, porque esto no es solo un compromiso en el terreno de juego”.

Para todos ellos tiene un mensaje muy claro: “Sueñen. Los que tienen ese sueño, que se esfuercen al máximo por cumplirlo. Yo lo tuve de niño y me dejé todo para poder cumplirlo. Que crean en Dios y que trabajen muy fuerte”.

Lo cierto es que él, a sus 31 años y viviendo un gran momento, sigue soñando. “Mi carrera está pasando por un muy buen momento y quiero seguir haciéndolo crecer. Uno siempre tiene el sueño de la selección. Es un orgullo, cada vez que te toman en cuenta, vestir esos colores y llevar el escudo de tu país en el pecho”. ¿Llegará pronto la consagración de este jugador de gran corazón? Mientras, él sigue alegrando vidas y sembrando la semilla de un mundo mejor.