Navas y el Madrid sucumben ante el CSKA y suman tres partidos sin anotar

El Real Madrid hizo el ridículo este martes al caer por 1-0 de visita contra el CSKA ruso, por la segunda jornada de la Fase de Grupos de la Liga de Campeones de Europa. El tico Keylor Navas volvió a ser titular y no tuvo culpabilidad en el gol recibido apenas al minuto 2 por intermedio de Nikola Vilasic.

Navas en la segunda mitad tuvo una intervención importante y en términos generales estuvo a la altura con respecto a su trabajo individual. 

Los blancos registran ya tres partidos consecutivos sin lograr anotaciones, algo que no ocurría desde el 2007 cuando el italiano Fabio Capello era el técnico.

El campeón de Europa sumó hoy su tercer partido consecutivo sin ver puerta, pero es que además volvió a dejarse sorprender al comienzo del partido.

Como ocurriera en este mismo escenario, el estadio Luzhnikí, con España en los octavos de final del Mundial, el equipo madridista no pudo romper la muralla rusa, defendida por el mismo portero, Ígor Akinféev.

La segunda unidad decepcionó. Ceballos no se encontró cómodo en ningún momento del partido. Asensio no asumió galones. Y la delantera echó mucho de menos a Bale.

Fue un ejercicio de impotencia que llevó a muchos a acordarse de Cristiano Ronaldo y a pedir a gritos la entrada de Mariano por Benzemá.

Pese a las ausencias de Ramos, Marcelo, Isco y Bale, Lopetegui no varío su sistema y salió de inicio con su clásico 4-3-3. Para ello, dejó en el banquillo a Modric e introdujo a Lucas Vázquez en sustitución de Bale.

"Reinaldo Rueda nos llevará al Mundial de Catar": Hárold Mayne-Nicholls, futuro presidente de la Federación Chilena

Pese a las sospechas del técnico madridista, el CSKA salió con cuatro defensas y un esquema muy ofensivo, que acabó sorprendiendo a los actuales campeones de Europa

No había pasado ni siquiera un minuto cuando un fallo garrafal de Kroos propició el primer gol del encuentro.

El alemán quiso devolver de primeras a la defensa, pero acabó entregando el balón al croata Vlasic, que encaró a Varane, lo superó y su disparo raso con la zurda superó a Navas (min.1).

El Luzhnikí, que presentaba una entrada similar a la de la final de la Copa Mundial entre Francia y Croacia, se convirtió a partir de entonces en una olla a presión para el equipo blanco.

En el primer cuarto de hora los futbolistas madridistas no dieron una a derechas, mientras los rusos no dejaban de entrar como puñales por las bandas.

La primera jugada de peligro del Real Madrid fue pasados los veinte minutos en una buena internada de Lucas por la derecha que acabó con un disparo desviado de Reguilón, al que se le vio muy atrevido en su debut.

Ahí pareció despertar el Madrid. Y así en una jugada colectiva, Casimiro llegó a las proximidades del área y se sacó de la chistera un disparo raso que fue escupido por el poste derecho de la portería defendida por Akinféev.

Los pupilos de Lopetegui, que no dejó de desgañitarse en la banda, adelantaron líneas y encerraron al equipo del Ejército ruso, pero les faltó acierto una vez más.

Benzema, que alargó un partido más su alarmante sequía goleadora, lo intentó primero desde fuera del área y después de cabeza, pero su remate golpeó la cruceta, mientras Lucas puso a prueba a un seguro Akinféev.

En la segunda parte Asensio, que estuvo desaparecido en combate los primeros 45 minutos, pareció despertar con dos disparos marca de la casa desde fuera del área.

No obstante, el Madrid había perdido empuje, por lo que Lopetegui perdió la paciencia y dio entrada a Modric y a Mariano, que marcó un golazo en la primera jornada ante la Roma y que hoy volvió a demostrar que merece más minutos.

Los cambios apenas dieron frutos, ya que el Madrid no acababa de encontrar huecos en la tupida defensa rusa, mientras cada vez dejaba la retaguardia más desguarnecida ante los peligrosos contraataques locales.

Navas evita el segundo

De hecho, Keylor Navas tuvo que intervenir a falta de un cuarto de hora para evitar el segundo gol.

Cuando no era la defensa, era Akinféev, el héroe de los octavos ante España el que entraba en acción, como cuando despejó con las yemas de los dedos un disparo con rosca de Ceballos.

La suerte tampoco se alió con el campeón, ya que al borde del descuento Mariano se elevó por encima de la defensa rusa para rematar de cabeza, pero el poste evitó de nuevo el gol del empate.

Antes del pitido final Varane tuvo en su cabeza el empate, pero remató incomprensiblemente fuera, tras lo que el árbitro echó de roja directa a Akinféev.

El Real Madrid, que no perdía en tierras rusas desde los Galácticos, no pudo romper el mal fario del Luzhnikí, donde el equipo blanco nunca ha podido ganar.

Ficha técnica

CSKA 1: Akinfeev; Mario Fernandes, Rodrigo Decao Chernov, Nababkin; Bijol, Akhmetov; Vlasic, Dzagoev (Efremov 64’), Oblyakov, Chalov (Sigurdsson 77’)

Real Madrid 0: Keylor Navas; Carvajal (Odriozola 44’), Varane, Nacho, Reguilón; Toni Kroos, Casemiro (Modric 58’), Ceballos; Lucas Vázquez (Mariano 57’), Asensio y Benzema

Goles: 1-0 Vlasic (1-0)

Árbitro: Ovidiu Haţegan. Amonestó a Bijol. Expulsó a Akinfeev (94'). 

Estadio: Luzhniki.