Celso Borges planea ser técnico tras retiro

Celso Borges se encuentra concentrado con la selección de Costa Rica para afrontar dos encuentros amistosos frente a España y Hungría. El centrocampista se retiró con molestias del último encuentro liguero ante el Atlético de Madrid, lo cual no ha supuesto impedimento para que viaje a la concentración del cuadro costarricense. En el día de ayer, Celso compartió una conversación distendida con el departamento de prensa de la ‘Fedefútbol’ en un paseo en carruaje por Málaga.

El ‘tico’ trató temas personales y su día a día en A Coruña. Se mostró muy sonriente, relajado y aseguró que lleva una vida muy tranquila en la ciudad gallega: “Me gusta salir a tomar café por las tardes, dormir después del entrenamiento, comer bien. Doy clases de batería una vez a la semana porque me apasiona la música. En A Coruña estoy muy contento. Los compañeros y la gente en la ciudad me tratan muy bien, me siento muy cómodo”.

Sobre el equipo deportivista, Borges recordó la marcha de Pepe Mel. “Pudimos salvar la categoría la temporada pasada y eso fue muy bueno. Este año no se dieron las cosas bien y el fútbol es así, a veces por los resultados vienen cambios. Esperemos que esta nueva etapa con Cristóbal vaya bien y estoy seguro de que así será”. Entre risas y buen ambiente, el centrocampista no quiso mojarse sobre una posible marcha del Deportivo en un futuro, pero declaró: “Yo ahora mismo me encuentro muy a gusto en la mejor liga del mundo. Nunca hay que cerrar las puertas a nada pero estoy muy cómodo”.

La selección costarricense vive una semana tranquila al haber cosechado la clasificación al Mundial y no jugarse nada en estos dos encuentros. Resulta interesante conocer con qué actitud afronta el equipo los dos amistosos, especialmente el que juega ante España. “El equipo está bien. El ambiente es positivo y no jugar fase de clasificación te permite no tener tanta tensión, aunque se mantiene la tensión deportiva. Ahora empieza una competencia para ir al mundial de Rusia. Contra España se verá un equipo con unas ganas tremenda de seguir haciendo historia y a pesar de ser un amistoso, somos gente que nos gusta ganar”.

Borges no esconde su deseo de ser entrenador

Con respecto a la idea de ser entrenador, Borges lo afirmó sin dudarlo un segundo: “Me gusta mucho el fútbol. Puedo tirar hacia varios sectores y lo de ser entrenador no me asusta. Algunos se retiran y prefieren abrir un negocio pero yo quiero seguir en el fútbol“.

Aseguró también fijarse mucho en su padre Alexandre Guimaraes, ‘Guima’, que también es entrenador y cuya filosofía es un ejemplo para el deportivista. “Hablamos de todo pero nos gusta mucho el fútbol y acabamos hablando de ello. Nos gusta hablar de otros entrenadores y otras ligas”. Además declaró que la visión del fútbol que ha aprendido de su padre es la que le gusta: “Me gustaría utilizar y aplicar algún día su interpretación del fútbol”.

Conocido como ‘el hijo de Guima’ al principio de su carrera, el deportivista puntualizó que al principio le suponía mucha presión para él pero le llenaba de orgullo. Su padre es el reflejo de lo que Borges quiere ser en un futuro como entrenador y no ocultó la buena relación que tienen ambos. “Mi padre es una figura emblemática en el fútbol de Costa Rica y me siento orgulloso de ser su hijo“.

Dejó algún detalle más, como por ejemplo sobre la idea de retirarse en Costa Rica. Borges no quiso mojarse y entre risas aseguró que no está en su óptica por el momento. Por otro lado, aseguró que el momento futbolístico más duro fue “el descenso a segunda división en Noruega”, haciendo alusión a su etapa en el Fredristrak. Sobre el mejor momento futbolístico, mencionó el Mundial de Brasil: “Nos cambió la vida a todos los costarricenses”.