10 portadas más emblemáticas de ‘Interviú’

En 1986, la revista Interviú unió en su portada sus dos pilares básicos: el erotismo y el reportaje de investigación. Grushenko, un joven campesino de Chernóbil, se desnudaba para mostrar que las radiaciones no le habían afectado, excepto una ligera fosforescencia en los pezones las noches de luna llena.