Los lugares abandonados más hermosos del mundo

El Cristo del Abismo, Italia. La estatua de Jesucristo, colocada en el fondo del mar en la bahía de San Fruttuoso, tiene una altura de aproximadamente de 2,5 metros. Fue instalada en 1954 a una profundidad de 17 metros y fue dedicada a Dario Gonzatti, uno de los buceadores más famosos de Italia.