La mansión de Pablo Escobar que ahora es un hotel cinco estrellas (GALERÍA)

Pablo Escobar murió un día después de haber cumplido los 44 años. Nació en Envigado, una pequeña población que crece pegada a Medellín, la segunda ciudad de Colombia. La vida de Escobar se vio ligada a imágenes de terror: coches bomba, asesinatos de políticos, explosión de aviones, niños asesinos de apenas 11 años, viudas, huérfanos.

Pero para algunos el narcotraficante fue un ídolo. Construyó todo un barrio para los más necesitados de Medellín, para las gentes que vivían alrededor del basurero. Construyó también canchas de fútbol en las barriadas que cuelgan de las montañas que rodean la ciudad. Los humildes lo empezaron a querer y lo comenzaron a llamar "Don Pablo".

El Patrón, El Capo, El Duro, El Zar de la Cocaína, El Patrón del Mal... Todos ellos eran apodos para Escobar, que encontró en la ahora llamada Casa Malca tranquilidad y discreción, por lo que la usó como su residencia de verano.