La mansión de Pablo Escobar que ahora es un hotel cinco estrellas (GALERÍA)

El temido narcotraficante, fundador del cartel de Medellín, tenía debilidad por las grandes mansiones. Tras su muerte, en diciembre de 1993, la vivienda estuvo deshabitada durante una década. Malca se enamoró de Tulum y decidió adquirirla en 2012. La villa tiene varias piscinas y un acceso privado a la playa.

El establecimiento pretende ofrecer una "sensación realmente mágica" con "espectaculares espacios y alojamiento". Y promete: "Su experiencia será como ninguna otra".