Land Rover cumple 70 años llenos de historia

Land Rover Serie I

Un rústico 4x4 que puso a rodar la armadora inglesa Rover en 1948 (reconocida entonces por sus vehículos familiares y, desde 1885, por las bicicletas y motocicletas con las que arrancó su vida industrial). Hoy, el Serie I es ícono de la cultura inglesa y objeto de deseo de los coleccionistas.

‘Land Rover’ (vehículo de campo de Rover) fue como bautizaron los hermanos Spencer y Maurice Wilker –director ejecutivo y jefe de diseño, respectivamente, de la compañía inglesa de vehículos livianos– el primer prototipo todoterreno presentado por ellos a la junta directiva para dirigirlo a las labores del campo que tanto necesitaba la Inglaterra de la posguerra. 

 Todo esto sucedió en 1947, cuando Maurice decidió que ya era hora de reemplazar, o al menos remendar, el viejo Jeep Willys que servía desde hacía varios años en su finca de Anglesey (Reino Unido).

Varios factores jugaban en su contra: finalizada la II Guerra Mundial, los Jeep Willys no llegaron más y los repuestos se conseguían solo al por mayor. Piezas de segunda había, pero todas en iguales o peores condiciones que las de su campero, y para fabricarlas se necesitaba acero, un material controlado por el gobierno de la época.

 

La solución era simple, pero requería gran ingenio y creatividad dadas las condiciones de la economía inglesa y la imperiosa necesidad de ayudar con su reactivación: construir un todoterreno ciento por ciento inglés, con materiales diferentes al acero, lo suficientemente fuerte para enfrentar condiciones de uso agrestes y accesible para la fuerza productiva de la época. 

Land Rover, 70 años

El resultado: el primer Land Rover armado con una carrocería hecha completamente en aluminio y cobijado con una carpa que le permitía gran versatilidad a la cabina de dos metros de distancia entre ejes. A ese prototipo le integraron un motor de 1,4 litros, que a la postre no cumplió con la promesa de potencia y torque, así que se optó por una máquina de 1,6 litros, con transmisión manual de cuatro velocidades heredada del modelo de pasajeros P3, caja de transferencia y sistema de impulsión en las cuatro ruedas.

Land Rover, 70 años

 

El Land Rover debutó un año después en el Salón del Automóvil de Ámsterdam, en donde rebasó las expectativas de la armadora, pues los consumidores lo percibieron de inmediato como una especie de tractor que servía para las labores del campo y, paralelamente, como transporte familiar, al punto que, durante ese periodo (1948), los concesionarios colocaron 8.000 ejemplares en el mercado (3.000 más de los que se tenían programados para el arranque de la producción), y para 1951 superaron las ventas de los Rover P4 y P5 de pasajeros. 

El Serie I, sin embargo, fue criticado muy pronto por el escaso espacio de carga, de ahí que la compañía decidió elevar de 2.032 a 2.184 milímetros la distancia entre ejes, lanzar en 1954 el modelo 107 (pick-up o station wagon) de 2.718 milímetros de batalla y, después, el Land Rover 109, de 2.770 milímetros entre ejes, todos estos reconocidos como de la Serie II.

 

Con la carrocería (más redondeada que la de su antecesor) creció también el motor, que ahora tenía una capacidad de 2.281 cm3, unido a una caja similar a la del Serie I, pero de cambios sincronizados y, a partir de 1961 le fue incorporado uno diésel opcional de 2,3 litros, reconocido como Serie IIA. Estos vehículos venían con tracción mejorada gracias a que les fueron reubicados sus muelles traseros y lograban un radio de giro superior al del modelo original, luego del rediseño de su bloque de dirección. 

De ahí en adelante, el Land Rover fue creciendo en pinta y ‘confort’ (esto último jamás ha sido su fuerte), hasta la aparición, en 1970, del Range Rover de dos puertas, un 4x4 voluminoso que combinaba las bondades todoterreno del Land Rover con el lujo interior de los vehículos de pasajeros. De hecho, es el primero de su tipo en integrar muelles en espiral para un rodaje de seda. Es la matriz de todos los SUV actuales.

Land Rover, 70 años

 

A principios de los años 80, el Land Rover empezó a llamarse oficialmente 90 (corto) y 110 (largo) –cifras que se refieren al número de pulgadas de distancia entre ejes– y, en 1990, con la llegada al mercado del modelo Discovery (un ‘Range Rover’ más compacto y barato, pero igualmente elegante y refinado), fue rebautizado Defender. 

Hoy, el abanico de Land Rover abarca desde todoterrenos compactos de equipamientos estándar (Range Rover Evoque o Discovery Sport) hasta aparatos de superlujo, como la SUV New Discovery y las Range Rover Velar, Sport y Sentinel, con interiores de gran sofisticación y maquinarias que abarcan desde poderosos motores V8 turbocargados hasta tecnologías híbridas.

Land Rover, 70 años

 

En cuanto al Land Rover ‘guerrero’, ese que les dio vida a los modelos Serie I, Serie II, Serie III, 80, 90, 110 y Defender, entre muchos otros, desapareció del mercado en el 2016 con la promesa de regresar con un diseño ‘retro’, pero más aterrizado a las exigencias del mercado y a las normas ambientales y de seguridad que había dejado de cumplir. 

Hoy, Rover se mueve al lado de Jaguar y conforman la compañía Jaguar-Land Rover, con sede en Inglaterra, pero con capital de la armadora de origen indio Tata.

Land Rover, 70 años

 

Claves del Land Rover

La carpa de lona no tenía ventanas y se templaba con una serie de ganchos atornillados a todo lo largo y ancho de la carrocería. Protegía la zona de carga y dos bancas que se ubicaban a lado y lado de la cabina.

Las direccionales eran especies de paletas que se movían mecánicamente hacia un lado para avisar la intención de giro. Estaban atornilladas en el paral A, detrás del vidrio panorámico, que podía plegarse hacia adelante.

Las puertas de aluminio llevaban las bisagras a la vista y podían desarmarse fácilmente, bajando el marco de la ventana o la pieza entera. Tanta versatilidad permitía usarlo en diversas condiciones climáticas y de trabajo.

En 1952, cuatro años después de su nacimiento, se decidió automatizar el enganche de las cuatro ruedas a través de un mecanismo de embrague dentado, el mismo que sería utilizado en los Land Rover posteriores.

La tapa del motor incluía soportes para cargar la rueda de repuesto y ganchos de metal que aseguraban el cierre. El espejo lateral fue ubicado en el enorme guardabarros derecho, en donde iba atornillada la placa.

La reja delantera del Serie I protegía las luces y el radiador, que se ubicaban ligeramente rezagados entre los guardabarros delanteros (un diseño típico de los Land Rover), hasta cuando la compañía decidió ‘estirar’ el capó para instalar motores más grandes.

Los parachoques de aluminio eran muy versátiles y se diseñaban de acuerdo con el uso que se le fuera a dar al vehículo. Los modelos Land Rover encontraron dolientes en la Policía, el Ejército, hospitales, safaris, construcción, paqueteo…

Land Rover, 70 años

 

Ese año se vendió el Land Rover 1’000.000, una cifra que supera hoy los 7’000.000. La compañía construyó 48 modelos de preproducción, todos pintados de verde oscuro, algunos de los cuales fueron vendidos a clientes de la marca y sobreviven hoy en clubes de fanáticos y museos.

Land Rover, 70 años

Apareció el primero ​

Paralelo al festejo de los 70 años de la marca, Jaguar-Land Rover encontró el modelo exhibido en el Salón de Ámsterdam de 1948, el cual llevaba perdido más de 63 años. Lo hizo en una finca a pocas millas de Solihull, la planta donde fueron construidos este y más de 67 modelos posteriores, incluido el Defender. Hoy está parqueado en el taller de clásicos de Jaguar- Land Rover y forma parte del proyecto de ‘renacimiento’ de los Serie I. La compañía planea conservar la pátina del tiempo y está invitando a todos los que fueron sus dueños para compartir sus experiencias a bordo de este modelo. 

Este Land Rover de la Serie I aparece en los libros de la fábrica como producido antes de mayo de 1950 y se caracteriza por las linternas internas detrás de la malla de la parrilla y los cojines muy pequeños de las sillas. Fue matriculado inicialmente en Popayán y según los antecedentes parece haber sido de la familia Valencia, que lo usaba para sus expediciones de cacería en las cuales era muy activo Guillermo León, posteriormente presidente de Colombia (1962-1966) e hijo del gran poeta Guillermo. Actualmente, está en Bogotá, totalmente funcional y es, aparentemente, el más antiguo del país.

El Serie I en Colombia ​

El Serie I en Colombia ​

DATOS

El Serie I fue equipado con frenos de campana, poco eficientes para detener la carrocería de 3.353 milímetros de largo, 1.549 de ancho y 1.867 milímetros de altura total, que formaban una masa de 1.184 kilos.

A principios de los años 50 fue presentada la versión de siete puestos con gran éxito, pero las exigencias del mercado obligaron a mejorar drásticamente su carrocería y sus motores hasta que, en 1958, nació el mejorado Land Rover Serie II.

Land Rover lanzó una serie limitada (150 unidades) del modelo defender para conmemorar sus 70 años de existencia. Fue dotado de un motor V8 de 5,0 litros y 405 caballos de potencia, interior de lujo y un diseño exterior que combina los colores rojo y negro. Cuesta 170.000 euros.

Ficha técnica

Modelo: Serie I 

Motor: 4 cilindros, 1,6 litros 

Potencia: 51 caballos 

Torque: 134 Nm 

Transmisión: 4 velocidades con caja de transferencia de dos marchas 

Impulsión: 4x4 con unidad de rueda libre