Ahora dicen que la papa te ayuda a bajar de peso

“La papa en sí no engorda”. Foto Claudia Martínez/ Para Ti

La papa es lo primero que cualquier nutricionista saca de todo plan para bajar de peso. Forma parte de las "prohibidas p" junto con el pan, la pizza, las pastas y los postres, por lo que leer "dieta" y "papa" en la misma genera duda: ¿realmente hace adelgazar la dieta de la papa?

"A los nutricionistas en la universidad nos enseñan que la papa engorda, por lo tanto, si alguien quiere adelgazar, se la sacás de la dieta", asegura el doctor Lucio Tennina, médico especialista en nutrición que se propuso desmitificar esta creencia en su nuevo libro La revolución de la papa (Grijalbo).

Según el especialista, durante mucho tiempo se metió a la papa en la misma bolsa que a los cereales: "La papa es una hortaliza, es lo mismo que la zanahoria o la remolacha. Los cereales sí son concentrados calóricos".

A nivel calorías, una papa mediana tiene el mismo valor que dos zanahorias; a nivel nutricional contiene gran cantidad de vitamina C, hierro, potasio, magnesio, calcio y muy poco sodio.

Los carbohidratos que la forman son principalmente almidones, por lo cual su asimilación lenta provee al organismo de energía de forma pareja y constante, no como sucede cuando se incorpora azúcar. "La papa en sí no engorda, lo que te hace subir de peso es el método de cocción con que se haya preparado".

Una papa frita es pésima porque, al estar cocida en grasa, el efecto de saciedad se revierte; por el contrario, da hambre. "Pero una papa hervida con un chorrito de aceite –en frío– es un gran alimento, ahí está la diferencia", asegura el doctor. De hecho, en su libro propone comer papa en las tres comidas principales del día para bajar de peso.

EL PLAN. Con esta dieta es posible bajar hasta 1.5 kg por semana. El descenso de peso será importante y, por la capacidad de saciedad de la papa, no se sentirá hambre en ningún momento. Dato clave: se debe consumir una papa recalentada una hora antes de la comida a fin de que sea rápidamente asimilada y calme el apetito. Dicha papa no debe estar aderezada con aceite. Conviene tener papas hervidas y enfriadas con antelación (hasta dos días). Esta dieta, como todas, requiere control médico. Antes de comenzarla debe consultar con un especialista.