Vicepresidente de EEUU abandona partido de la NFL tras protestas durante el himno

Tras unos fin de semana de 'tregua', el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el vicepresidente, Mike Pence, reabrieron la polémica con los jugadores de fútbol americano que se arrodillan en el terreno de juego mientras suena el himno nacional. 

Este domingo, durante el Indianapolis Colts - San Francisco 49ers, el vicepresidente abandonó el palco poco después de que se interpretase la canción y varios jugadores hincaran su rodilla sobre el terreno de juego. 

"Abandoné el partido de los Colt porque el presidente y yo no dignificamos un evento que falta el respeto a nuestros soldados, nuestra bandera o nuestro Himno Nacional", escribió el gobernador de Indiana en Twitter.

El vicepresidente añadió que no cree que "sea demasiado pedir a los jugadores de la NFL que respeten la bandera y nuestro Himno Nacional". El gesto de arrodillarse en el campo se ha convertido en símbolo de protesta racial para muchos jugadores afroamericanos de la Liga de Fútbol Americano (NFL), que sienten que el sistema les discrimina.

 

"¡Despido o suspensión!"

Para Trump, sin embargo, es una falta de respeto hacia EEUU por la que deberían ser despedidos, según decía hace unas semanas en un mitin en Alabama. Durante su intervención instó a los dueños de los equipos a dar el finiquito a esos jugadores díscolos con palabras poco presidenciales. "Saca a ese hijo de puta del campo ahora mismo", dijo desde el escenario. 

La marcha de Pence y su esposa del campo de los Colt este domingo parece haber sido consensuada con el presidente a tenor del mensaje que Trump compartió en las redes sociales. En un tuit, señaló que le había pedido al vicepresidente que "abandonase el estadio si algún jugador se arrodillaba, faltando el respeto a nuestro país"; como ya había pedido a los seguidores. "Si los fans de la NFL rechazan asistir a partidos hasta que los jugadores dejen de faltar el respeto a nuestra bandera y país, veréis que los cambios se producen rápido. ¡Despido o suspensión!", reclamaba el pasado 24 de septiembre.

Críticas de la NFL contra Trump

"No voy a levantarme y mostrar orgullo por una bandera y un país que oprime a los negros y a la gente de color", apuntaba el jugador de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, que parece ser uno de los que despertó la ira de Trump.

El presidente expresó ayer en Twitter el "orgullo" que sentía por Pence y la 'segunda dama' después de que abandonaran el estadio de los Colts. Desde que el magnate se desmarcó con las polémicas declaraciones en Alabama y llamó al boicot de los partidos, la liga de fútbol americano se ha mostrado unida en la defensa de sus jugadores. El presidente de la NFL, Roger Goodell, criticó al presidente Trump por ser "divisivo" y manifestó el orgullo que sentía por la reacción de los equipos.