Consejos para trabajar frente a la computadora sin perjudicar tu salud

Resultado de imagen de trabajar frente a la computadora

Trabajar frente a una computadora largas horas trae consigo varios efectos negativos. Puede llegar a dañar la vista, ocasionar dolores de cabeza, de espalda entre otros. Para evitar estas dolencias existen varios consejos que se pueden implementar en tu rutina de trabajo. Estas permitirán que cumplas tus obligaciones sin la necesidad de causar daños a tu cuerpo.

Pantalla

La posición de esta es esencial para evitar dolores en la espalda y cuello. La pantalla se debe colocar ni muy cerca ni muy lejos. Lo recomendable es que esté a menos de 50 centímetros, pero si es un monitor más grande debe estar a 70 cm. La altura debe permitir que la cabeza y el tronco estén en su posición natural.

Tamaño de la letra

Al escribir frente a un monitor es esencial que la letra sea grande para que se no cansen los ojos. El tamaño perfecto es entre 11 y 14, así se evita que se cree un esfuerzo excesivo.

Esto no solo funciona para los documentos del computador, también para los navegadores. Estos programas permiten agrandar o achicar la letra. Un atajo para esto es apretá simultáneamente las teclas “crtl +” o “crtl -“. 

Teclado

Las manos también sufren al pasar tanto tiempo trabajando frente a un computador. Es por ello que es recomendable tener un teclado con las letras muy visibles y que estén levemente curvadas hacia dentro para que sea más sencillo escribir rápido.

También es aconsejable hacer uso de una almohadilla que se coloque por delante del teclado para apoyar las manos. Esto evitará que las muñecas estén tensas al escribir.

Mouse

Es el principal responsable de la tendinitis, debido a la posición de la mano. El mouse ideal se debe ajustar al tamaño de la mano. Además se debe tener la facilidad de tocar cada botón sin extender mucho los dedos.

Para aquellas personas que han sufrido problemas con dolores en el codo o antebrazo deben hacer uso de una almohadilla.

Mesa

La mesa no debe ser baja porque puede perjudicar la espalda. Lo ideal es que tuviera entre 68 a 75 centímetros de alta. También debe contar con 80 cm de profundidad para que el monitor se pueda colocar más lejos.