NADIE SE SALVA: Los Panama Papers salpican al nuevo presidente de la FIFA

El nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, firmó un contrato con dos hombres de negocios acusados de soborno, revelan documentos que se filtraron dentro del caso de los Panamá Papers.

El acuerdo del máximo dirigente del fútbol mundial fue con Hugo y Mariano Jinkis (padre e hijo), quienes compraron los derechos de televisión de la UEFA Champions League e inmediatamente después los vendieron por casi tres veces el precio que pagaron.

El contrato de 2006, que fue firmado por Infantino cuando era directivo de la UEFA, es uno de los 11,5 millones de documentos filtrados de la firma panameña Mossack Fonseca.

Inicialmente la UEFA negó haber hecho negocios con las personas que han sido acusadas por el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) en su investigación sobre la corrupción en el fútbol mundial.

Sin embargo, la UEFA ahora le dijo a la BBC que los derechos de televisión se venden al mejor postor en una licitación abierta y competitiva.

Una fuente de alto nivel de la FIFA señaló que el acuerdo que firmó Infantino deberá ser examinado por el Comité de Ética de la entidad en aras de la transparencia.

¿Qué es todo esto?

Los Jinkis, desde Argentina, actualmente tratan de evitar su extradición a Estados Unidos.

En mayo de 2015, los fiscales estadounidenses alegaron que, como propietarios de Cross Trading, pagaron millones de dólares en sobornos durante varios años a dirigentes de fútbol de Sudamérica con el fin de obtener los lucrativos derechos de televisión de varios torneos regionales de fútbol.

La acusación señala que el dinero fue pagado a funcionarios de alto nivel a cambio de obtener derechos de retransmisión baratos que luego podrían venderse generando grandes ganancias.

El nombre de Infantino aparece en un contrato con Cross Trading referido a los derechos de televisión para Ecuador de la Champions League entre las temporadas 2006/7 y 2008/9.

Cross Trading, una compañía offshore registrada en la pequeña isla de Niue (océano Pacífico Sur), pagó US$111.000 por aquellos derechos.

Después, según los documentos filtrados, se los vendió a la emisora de televisión ecuatoriana Teleamazonas por US$311.170.

Cross Trading también pagó US$28.000 por los derechos de la Supercopa de Europa y los vendió a Teleamazonas por US$126.200, según los papeles filtrados.

No hay evidencia que sugiera que Infantino recibiera un soborno en relación con el contrato de 2006.

En aquel entonces, él era director de servicios legales del organismo rector del fútbol europeo, la UEFA.

Cross Trading también tiene vínculos con Juan Pedro Damiani, el uruguayo miembro del Comité de EÉca de la FIFA que ya fue puesto bajo investigación interna.

La respuesta de la UEFA

La UEFA insiste en que no hubo nada malo en el acuerdo con Cross Trading porque la empresa actuaba como agente de compra para Teleamazonas.

Un portavoz de la UEFA le dijo a la BBC que los derechos fueron vendidos después de un "procedimiento de licitación abierto y competitivo"

Añadió que la oferta de Teleamazonas fue aceptada porque era "bastante mayor" que la de un canal rival.

El portavoz añadió que lo que Teleamazonas hizo con esos derechos era "su negocio, no el nuestro".

La UEFA hace énfasis en que el contrato con Cross Trading fue uno de cientos de acuerdos que realiza en relación con derechos de televisión de la Champions League y que comprende apenas una pequeña cantidad de sus ingresos totales.

"El contrato en cuestión fue firmado por Gianni Infantino, ya que era uno de varios directores de UEFA facultados para firmar en ese momento", señala un comunicado de la UEFA.

¿Qué pasa ahora?

Las revelaciones son potencialmente perjudiciales tanto para Infantino como para la FIFA.

También es el segundo caso que alcanza al organismo rector del fútbol mundial en los últimos días.

Juan Pedro Damiani, miembro del Comité de Ética de la FIFA, se enfrenta a una investigación interna sobre presuntos vínculos con Eugenio Figueredo, otro dirigente de fútbol presuntamente corrupto.

Infantino se convirtió en presidente de la FIFA el 26 de febrero, en lugar de Joseph Blatter, quien dimitió después de la crisis que afronta el organismo rector del fútbol mundial a partir de la investigación por sobornos abierta en Estados Unidos.

En su elección, el exsecretario general de la UEFA se comprometió a "restaurar la imagen" de la FIFA.

La BBC tiene entendido que tanto la UEFA como Gianni Infantino no han informado del contrato al FBI.

La UEFA señaló que no fue contactada por el FBI en relación con el acuerdo con Cross Trading o algún otro documento firmado.

"En lo que respecta a Infantino, no estamos al tanto de que el FBI le haya realizado alguna consulta en relación con este contrato o con cualquier otro", señala el comunicado de la UEFA.

"Por supuesto, si se le pide a la UEFA cooperar o proporcionar información en relación con alguna investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, se hará", dice la UEFA.

En cuanto a los Jinkis, un abogado que representa a padre e hijo no respondió a una solicitud para hacer un comentario al respecto.

La BBC se encuentra entre 107 organizaciones de medios de comunicación en 78 países que han estado analizando los documentos filtrados del caso denominado Panamá Papers.

Fuente: BBC