Suecia saca leve ventaja en casa frente a Dinamarca rumbo a la Euro (2-1)

Fue sin embargo Dinamarca la que hizo valer su superioridad en el centro del campo en el arranque. Con Krohn Dehli lesionado, Olsen apostó por el veterano Kahlenberg y situó a Kvist por Højbjerg. Y ante la falta de desborde y gol, optó por Fischer, que se fue apagando tras un comienzo ilusionante.

Su buena presión y su mejor manejo del balón le dieron el control del juego y sorprendió a Suecia, en exceso apocada y sin juego en el medio cuando Källström no entraba en contacto con la pelota.

Pero Suecia se desató poco a poco y empezó a llevar peligro, con Ibrahimovic haciendo más de diez que de nueve. Así llegó la primera ocasión clara sueca, una gran jugada de Ibra, que dejó solo a Berg frente a Schmeichel. Pero al delantero del Panathinaikos, que ya había tenido un par de buenas opciones, se le apagaron las luces. En vez de devolverle la pelota a su capitán, solo en el punto de penalti, tiró muy cruzado fuera.

La estrella del PSG tuvo poco después el 1-0 en un disparo al borde del área que salió junto al palo. En medio del dominio sueco, llegaron unos últimos minutos frenéticos. Bendtner pudo adelantar a Dinamarca, pero mandó fuera un pase excelente de Eriksen que lo dejó mano a mano con Isaksson, en una jugada en la que Johansson pudo cometer penalti.

Y en la siguiente jugada Suecia hizo un golazo: Durmaz de tacón a Lustig, que centró para Forsberg, que fusiló de tiro cruzado a Schmeichel. En el descuento, el portero del Leicester evitó el segundo con una gran mano a tiro de falta del capitán sueco.

Ibrahimovic nunca había ganado a Dinamarca, ni siquiera le había hecho un gol. Hasta que Kahlenberg cometió un penalti tan torpe como innecesario sobre Forsberg tras la reanudación, que Ibra no perdonó para poner el 2-0 (50’).

Olsen movió rápido el banco buscando una reacción, pero Dinamarca no encontraba el camino y lo que parecía más cerca era el gol de la sentencia para Suecia, muy cómoda jugando al contraataque.

De la nada, a diez minutos del final, los daneses redujeron distancias en un córner sacado por Eriksen, prolongado por Poulsen y rematado en el segundo palo por Jørgensen, que dio vida a Dinamarca para el encuentro de vuelta del martes en Copenhague.

Al Pie del Deporte - Radio Actual 107.1