Drenthe: "Robinho hizo una discoteca en su sótano"

Royston Drenthe vuelve a disfrutar del fútbol en el modesto Sparta Rotterdam de la segunda división holandesa. El que fuera jugador del Real Madrid, Hércules y Everton, entre otros, ha concedido una entrevista a la revista FourFourTwo en la que ha repasado su carrera y ha dado detalles hasta ahora desconocidos de lo que fue su paso por el Santiago Bernabéu.

Su fichaje por el Madrid en 2007: "Escuché que 16 clubes estaban interesados en mí. Hablé con el presidente de Barcelona, Laporta, y con Mijatovic, director deportivo del Real Madrid. Sentía como si hubiera conocido a casi todos los directivos de alto rango de todos los clubes. La mayoría de ellos me ofrecieron un contrato de cinco años con más o menos las mismas condiciones. Tan pronto como supe que el Real Madrid estaba interesado, decidí hacerlo".

El impacto del club blanco: "Cuando era niño, estaba fascinado por todo lo que rodeaba al Madrid. El glamour que rodea al club, como se ve en la película Goal!, era algo de lo que realmente quería formar parte".

Recibimiento en el vestuario: "Inmediatamente me sentí como en casa. Todos me dieron una cálida bienvenida. Guti se portó genial conmigo de inmediato, y él era un 'hombre' del Madrid, una leyenda. Desarrollé un buen vínculo con Robinho poco después de mi llegada. A veces iba a su casa, donde había convertido su sótano en un miniclub nocturno".

Sus primeros meses en el Madrid: "Era simplemente magia. Tuvimos muy buenos jugadores con la combinación adecuada de experiencia y juventud, desde Ruud van Nistelrooy, Guti y Raúl hasta jóvenes como yo, Higuaín, Gago y Marcelo. Se hizo clic al instante. En esa situación, un entrenador no tiene mucho que hacer".

Despido de Schuster en diciembre de 2007 tras ganar la Liga la campaña anterior: "Eso fue algo nuevo para mí, ver a un entrenador despedido tan rápido".

Temporada 2009-10: "Aquel año me podía comer a los rivales. Pensaba que jugaría todos los partidos. No había ninguna razón para sacarme del equipo, pero la pizarra decía que Marcelo también tenía que jugar, y después de eso nos turnamos. Valdano, el director deportivo, probablemente estaba más emocionado con Marcelo".

 

La llegada de Mourinho, en 2010: "Mourinho me dijo que me darían minutos, pero al final dijo que Valdano había dicho que sería mejor para mí salir cedido. Le mencioné a Valdano lo que Mourinho me había dicho, pero se tomó la decisión. Tuve que ser cedido".

Se fue al Hércules, donde hizo huelga: “Esa fue la primera vez que los problemas extradeportivos me causaron problemas en el fútbol. Lo tomé muy en serio y tal vez dejó una marca allí. Mourinho no estaba tan contento de que hubiese ido a la huelga. Dijo que, como jugador del Real Madrid, no podía hacer eso. Pero solo lo dijo al final de la temporada. Podría haberme llamado antes para preguntar sobre la situación allí”.

En 2012 dejó definitivamente el Madrid: "Hubo bastante interés de otros clubes, pero el Madrid todavía estaba en mi cabeza y era difícil dejarlo, comparaba a todos los otros equipos con ellos. Lo tenía todo en Madrid, incluida mi casa. Fue difícil dejarlo atrás".