Griezmann y su adiós de un ciclo que ya terminó en el Atlético de Madrid

Antoine Griezmann decidió romper su romance con los colchoneros. Una decisión bien considerada, que forma parte de un contexto más global.

Un año después de alimentar el suspenso sobre su futuro en el Atlético, Antoine Griezmann las cosas cambiaron. El francés, que había decidido continuar vistiendo la camiseta del Atlético de Madrid esta temporada, fue mucho más medido y más discreto en su comunicación. Y finalmente, a diferencia del año pasado, el nativo de Macon decidió zarpar. "Han sido cinco años increíbles. Muchas gracias por todo, los llevo en mi corazón. Tomé la decisión de irme (...) Es difícil tomar otro camino, pero creo que eso es lo que necesito". Detrás de eso, un objetivo: que, sin duda, es adornar un armario de trofeos que solo pide ser más grande, porque después de haber obtenido sus primeros éxitos en su carrera: una Europa League, una Supercopa de Europa, una Supercopa de España, por no mencionar un título de campeón mundial: el ex Real Sociedad ha visto crecer su apetito a gran velocidad. 

 

Tres años después de llegar a la final de la competición de clubes más hermosa y de haber apreciado la esperanza de conquistar la codiciada Liga de Campeones en Milán contra los vecinos de Madrid, Griezmann y el Atlético esperaban volver a probar este intenso placer. Y mientras, esta temporada, la final se juega en Wanda Metropolitano, el nuevo escenario de los Colchoneros, los rebaños de Simeone, que abrigaron con grandes ambiciones a nivel europeo, pero se hundieron. Después de ser torpedeado por el Dortmund en la fase de grupos en Alemania (0-4), el Atlético solo pudo obtener el segundo lugar en su grupo. Y en la ronda de los 16, la banda del Cholo Simeone se enfrentó a un ogro: Juventus. Un grupo liderado por un tal Cristiano Ronaldo, acabó con sus aspiraciones.

Giménez y Godín pusieron a sus compañeros de equipo en la primera etapa (2-0), tres semanas después, los madrileños colapsaron. Frente a Ronaldo, autor de un sensacional triplete, el Atlético se hundió en Piamonte (0-3) y se despidió de sus sueños de coronación europea en su estadio. Los potros de Simeone vieron caer un rayo sobre sus cabezas.

Además de su eliminación en Liga de Campeones, los Colchoneros generalmente han decepcionado en La Liga. Bien atrapados en el segundo lugar, el Atlético intentó perseguir al Barça, pero fue en vano.

Además, después de perder inexplicablemente en los octavos de final de la Copa del Rey ante el Girona, el Atlético no tendrá nada que poner en su boca para adornar un triste final de temporada que vio a Godin irse gratis. Esta salida está en línea con la de Lucas Hernández, quien pondrá sus maletas en Munich para defender los colores del Bayern. Y así, Griezmann seguirá el mismo destino cerrando un capítulo de cinco años. 

Para el Atlético, es un verdadero suceso trágico, al ver a su mejor jugador, su capitán y una de sus mayores promesas irse, no hay duda de que los Colchoneros tendrán dificultades para reemplazar a jugadores de esta calidad. Para digerir estas salidas, se debe hacer un trabajo muy riesgoso para encontrar jugadores de un nivel más o menos equivalente.

Y eso no acaba allí, ya que Filipe Luis y Juanfran, cuyos contratos finalizarán en junio de 2019, aún no han extendido su contrato y también podría terminar en el Bayern, el Manchester City o el FC Barcelona, si pagan los 70 millones de euros fijados por su cláusula de liberación. Simeone probablemente tendrá que reconstruir todo.