Liverpool y Manchester City no se dan tregua en la Premier League

El primer paso del Liverpool para cambiar el pasado y tornar el resbalón de Gerrard en un título de liga está dado. Los ‘Reds’ vencieron a su pasado y con goles de Sadio Mané y Mohamed Salah desterraron al Chelsea para seguir pujando por la Premier League.

El Liverpool consiguió una victoria vital para seguir por delante del Manchester City -que tiene un partido menos- a cuatro jornadas para el final de una de los títulos más reñidos de los últimos tiempos.

Las efemérides también marcaban el partido. Era un día muy especial y muy marcado para el aficionado del Liverpool. Se cumplían 30 años de la tragedia de Hillsborough en la que murieron 96 personas y los mosaicos se sucedieron en las gradas.

En un plano más deportivo, las visitas del Chelsea a Anfield siempre llevan al resbalón de Steven Gerrard. A aquel tropezón que terminó con la cabalgada de Demba Ba y con el hundimiento del Liverpool en 2014. Se escapó una Premier y ni siquiera la eliminación esta temporada en Copa de la Liga ante los ‘Blues’ resonaba más que aquel descalabro.

 

Para más inri, era el partido 200 de Klopp dirigiendo al Liverpool, un ingrediente más para un partido que se quedó soso en los primeros 45 minutos. Todo parecía estar en el lado del Liverpool, olvidando el mundo del fútbol que el Chelsea se juega meterse en Liga de Campeones. Quizás por eso eran los ‘Reds’ quienes movían la pelota y los ‘Blues’ los que esperaban atrás esperando un destello de Hazard.

Salah, minimizado en Premier y agrandado en ‘Champions’, y Mané, bien parado por César Azpilicueta, eran el peligro del Liverpool, que tenía que ir a por la victoria. Sarri amontonaba efectivos atrás para aprovechar la valentía ‘Red’ con la velocidad de Willian, Callum Hudson-Odoi y Hazard.

Contras mal resueltas por el Chelsea y un impreciso Mané fue el pobre bagaje mientras los minutos pasaban en el relojero de Anfield consumiendo las opciones de ambos. Las andanzas europeas también pasaban factura y en las piernas aparecían las cicatrices del Oporto para unos y del Slavia de Praga para otros.

 

Eso llevó al Chelsea, que perdió a Rudiger por lesión en la rodilla, a dar un paso más atrás y el Liverpool se volcó, encontrando el premio con Mané.Combinación de Jordan Henderson con Mohamed Salah en el área, el inglés la puso atrás y Mané, a placer, batió a Kepa de cabeza.

Tenía que demostrar más el Chelsea y se llevó otro bofetazo en segundos. Salah recogió el balón en banda derecha, se dio cuenta que Mané le había igualado a goles en la Premier y soltó un misil que se coló por la escuadra, le devolvió al puesto de mejor goleador del Liverpool y sentenció el encuentro.

Para Sarri, era tarde para cambiar. Dio entrada a Gonzalo Higuaín demasiado tarde y para cuando quiso reaccionar a su decisión de jugar sin ‘nueve’, estaba 2-0 abajo. Sin embargo, Hazard tiró de orgullo y tuvo dos para devolver al Chelsea al partido. La primera la estrelló en el palo y la segunda se la sacó en la línea Alisson Becker. No fue su día, solo fue el día de un Liverpool que sigue soñando con la Premier, así lo demuestran los dos puntos de ventaja sobre el City.

El City no falla ante el Crystal Palace

Dos goles de Raheem Sterling y uno de Gabriel Jesús en Selhurst Park (1-2) sirvieron para que el Manchester City lograse recuperarse de la derrota en la Liga de Campeones y acercarse un paso más al título de la Premier League.

El inglés definió dos goles de delantero centro puro y evitó que el tanto de Luka Milivojevic en los últimos minutos de encuentro sirviera para que el Crystal Palace sacara algo positivo de su propia casa.

El conjunto de Pep Guardiola se puso por delante muy pronto, a los quince minutos, gracias a un envío en largo de Kevin de Bruyne para que Sterling se metiera por velocidad dentro del área y definiese con un duro disparo.

Al City le bastó con contemporizar el resultado manejar el ritmo para sostener el marcador ante un Palace virtualmente salvado y sin más pretensiones en lo que resta de temporada que rascarle algo al campeón.

Los celestes parecieron sentenciar el encuentro cuando en el minuto 63, una combinación del City acabó con Sterling empujando a las redess un centro de Leroy Sané, sin embargo, Milivojevic metió una falta al borde del área y animó los instantes finales, aunque sin premio para los londinenses. En el tiempo de descuento, Gabriel Jesús a la contra y en fuera de juego remató el partido.

La victoria permite al City recuperarse de la derrota el pasado martes en la Liga de Campeones y afrontar con optimismo la vuelta en el Etihad Stadium el próximo miércoles. Los de Guardiola son segundos en la Premier con cinco partidos por disputarse mientras que el Livepool es líder, con dos puntos de margen, aunque con un partido menos.