Desvelan irregularidades en los pagos del Manchester City a Mancini

Resultado de imagen para mancini manchester city

Pasan los días y se siguen destapando irregularidades en el mundo de fútbol que afectan principalmente a los grandes clubes europeos. En este caso, otra vez, está el Manchester City de por medio. 

Según informa Cristo Martín en el diario AS, la revista L'Espresso ha desvelado este lunes nuevas informaciones tienen que ver con el fútbol italiano. De una parte, supuestas irregularidades con el sueldo de Mancini cuando era entrenador del Manchester City (2009-2013) y por otro un supuesto trato de favor de la UEFA con el Inter de Milán. 

Tal y como afirma dicha información, en 2011 el actual seleccionador italiano cobró del Al Jazira SCC (club de Abu Dhabi, en Emiratos Árabes Unidos) varias cantidades a través de Sparkleglow Holdings Ltd una empresa con sede en el paraíso fiscal de Mauricio.

Los documentos revelan una solicitud de pago basado en un contrato de consultoría entre el Al Jazira y Sparkleglow que describe "actividades no especificadas realizadas por el Sr. Roberto Mancini" y que debía ser abonada en una cuenta de Banca Popolare di Ancona. Lo más curioso del caso es que Mancini nunca ha sido entrenador del equipo árabe y la fecha de inicio del contrato es 2009, justo cuando el italiano llegó al banquillo del Manchester City, propiedad de Mansour bin Zayed al-Nahyan, que a su vez es presidente del City y que por aquel entonces era uno de los principales accionistas de Barclays, el banco inglés a través del cual se realizaban los pagos.

La primera factura recibida por el Al Jazira, por un montante de 2 millones de euros, data del 25 de marzo de 2011. Diez días después el Al Jazira recibe otra solicitud de pago de Sparkleglow, esta vez de 500.000 euros, pero esta vez no será el club árabe el que realice el pago, sino el Manchester City a través de Barclays.

Ni el City ni Mancini han querido ofrecer explicaciones a este extraño flujo de dinero, pero apuntan a que según la documentación obtenida, la relación profesional ha continuado y las cifras han aumentado, aunque en junio de 2011 la relación de consultoría entre Sparkleglow y el Al Jazira concluyó y ha cambiado el nombre la empresa a través de la cual se realizan los pagos al entrenador.

Mientras el Al Jazira comienza una relación profesional con Italy International Services (IIS), empresa italiana con sede en Roma que comienza a operar en enero de 2011 y que está representada por la abogada Silvia Fortini, con la que se casó Mancini en mayo de este año.

El nombre del seleccionador italiano aparece en los documentos en varias ocasiones como uno de los gerentes de la compañía. El club se compromete a pagar unos diez millones de euros en dos años, aunque los documentos no muestran si se llegarona  realizar todos los pagos. La compañía registró unos ingresos de 3,6 millones en 2011 y de 3,3 en 2012.

En 2013, coincidiendo con la marcha de Mancini del City, estos bajaron a 3.000 euros. La gran duda está ahora en saber si fue el Al Jazira quien pagó esas cantidades o si fue el Manchester City, pero también hay documentos que apuntan a una posible respuesta.

El 13 de enero de 2012 Graham Wallace, entonces director de operaciones del City, escribe a Simon Pierce, consultor de Sheikh Mansour: "¿Puede verificar con Al Jazeera el estado de pago de la consultoría de Roberto en enero? La cifra es de 796.903 libras (910.233 euros). El dinero fue enviado desde el City a Adug el 19 de diciembre, antes de ser transferido a Al Jazira. El pago debía realizarse el 5 de enero, pero por el momento no ha sido recibido por IIS".

La teoría de L'Espresso, ante la falta de explicaciones de los protagonistas, es que el City uso este método para ocultar esas cantidades debido al Fair Play financiero de la UEFA y evitar sanciones.

Como todos saben, el Milán fue sancionado por la UEFA con la imposibilidad de jugar esta temporada competición europea, en este caso, la Europa League. La sanción fue posteriormente anulada por el TAS, que reenvió el caso de nuevo a la federación europea para que adoptara una medida disciplinaria proporcionada sobre el club italiano.

En la sede del Milán están convencidos de que la próxima temporada sí tendrán que hacer frente a una sanción de la UEFA, sea cual sea, pero los nuevos documentos revelan que el otro equipo de Milán, el Inter, debería, al menos, haber recibido un trato similar.

El motivo es que las cuentas de los interistas son claramente peores que las de su eterno rival. El Milán fue sancionado por sus pérdidas en los 30 meses que van desde junio de 2014 a diciembre de 2017.

Con las nuevas filtraciones podemos saber que las pérdidas del Milán tenidas en cuenta por la UEFA (no se tienen en cuenta para el Fair Play financiero gastos en instalaciones, formación y otros gastos no relacionados directamente con la actividad de un equipo de fútbol) ascendieron en este periodo a 120,9 millones de euros.

El Inter tuvo en el período comprendido entre 2012 y 2014 un déficit de 165 millones de euros, pero el club neroazzurro no fue sancionado por la UEFA, sino que llegó a un acuerdo para que el club regularizara su situación. Algo que no ocurrió con el Milán y que genera dudas en Italia sobre la imparcialidad de la UEFA.