Las grandes revelaciones del técnico Queiroz y su paso por el Real Madrid

Carlos Queiroz, actual seleccionador de Irán, tuvo un paso complicado por el Real Madrid. El portugués repasó hace meses toda su carrera en una extensa entrevista con Tribuna Expresso.

En la parte en la que fue preguntado por su etapa en la Castellana, Queiroz explicó como fue su estancia allí y criticó varias de las decisiones que se llevaron a cabo calificándolas de "pecados." Aún así, Queiroz reconoce que no se arrepiente. 

"Cuando me ofrecen el proyecto no fui engañado por nadie. Sabía lo que había desde que Valdano me lo ofreció. "Necesitamos un entrenador para este proyecto y eres tú". Cuando tienes una oferta del Real Madrid primero aceptas y piensas después. En el año en el que estuve en el Madrid fue un club vendedor y no comprador para cumplir la meta de cero déficit que el presidente había prometido a los socios. La política se basaba en esto: seis galácticos, todos del medio campo en adelante y 'Pavones' atrás. Solo que en esa plantilla también estaban Makelele y Morientes y ambos se fueron." explica el entrenador como se convirtieron en un problema las salidas del delantero español y el centrocampista francés, sobre las que no pudo decidir. 

 

Queiroz añade que no supo nada de la salida de Morientes hasta que se produjo y las razones por las que se fue Makelele al Chelsea. "Con Morientes, después de la Supercopa, hablé con él y le dije: "Hasta el martes" y me contestó "¿Martes? ¿No sabes que me han cedido al Mónaco?". No sabía nada pero, bueno, todavía tenía a Makelele y decidí poner a Helguera de central y hasta fue bien... Pero luego, Makelele se va al Chelsea porque no vendía camisetas y para que Beckham pudiese jugar en el medio. Beckham jugaba en la banda y cuando llegó al Real Madrid ahí ya tenía a Figo." explicaba el portugués. 

Queiroz también arrojó luz sobre el frustrado fichaje de Milito, a quién quería para cubrir la baja de Hierro y las propuestas, que no fueron aceptadas, para el puesto de central. "Además, había perdido a Hierro. Necesitaba un central y contraté a Milito. Firmó tras pasar los exámenes médicos y por la tarde ya no estaba apto... También propuse a Luisao, del Benfica y a Pepe, que estaba en el Marítimo. Ese año habría costado un millón y medio de euros y, años más tarde, le compraron por 30." contó. 

"Hubo tres pecados mortales cuando estuve en el Madrid. Los de las tres M: Milito, Makelele y Morientes. Esos tres pecados mortales costaron tres o cuatro entrenadores después de mi etapa y muchos millones de euros para reconstruir el Madrid. Estos tres pecados marcaron la historia. Una historia que fue mal." valoraba el entrenador portugués que ahora dirige a la selección iraní. 

Aunque fue duro con sus críticas a la gestión en la forma no lo fue en el fondo ni tampoco se arrepiente de haber aceptado la oferta del Real Madrid para hacerse cargo del equipo durante la 2003-2004. "No estoy arrepentido. Diría que si otra vez. Ojo, la idea no estaba mal: mezclar cracks con chicos en formación. Ahora, los jóvenes tienen que ser buenos y no de los que los clubes españoles no querían ni cedidos." cerraba el preparador portugués. 

Queiroz habló sobre Cristiano Ronaldo, del que fue seleccionador en Portugal durante el Mundial de 2010 y con el que también coincidió en su etapa en el Manchester United. "En las primeras reuniones con el United dije que teníamos que contratar a Cristiano y a Quaresma. Por lo tanto, participé en ese acuerdo de colaboración entre el United y el Sporting que nos daba derecho preferencial sobre ambos. Sin embargo, yo me fui al Real Madrid y se juega el partido del Alvalade en el que Ronaldo se sale, Ferguson decide contratarle y me cabreé porque ya había informado al Madrid también (ríe). Cuando volví, Ronaldo era una una estrella."

Reconoce que el no debe valorar si fue como un padre para Cristiano, que no tiene resentimiento con él pero que no han vuelto a charlar desde 2010, cuando fue su seleccionador en Portugal. También admitió que Cristiano recibió la capitanía de la selección antes de tiempo.

"Ronaldo fue capitán cuando hubo un vacío en el liderazgo. Salieron Couto, Rui Costa, Figo, Nuno Gomes. No tenía madurez para esa función. Además, su año no había sido muy bueno porque había estado lesionado. Pero, fui yo quien lo quiso llevar al United, fui yo quien le convenció para volver después del incidente con Rooney en el Mundial de 2006. El se reunió conmigo y con Ferguson para firmar un documento en el que reconocía que quería quedarse un año más. Cristiano no me debe nada. Nuestra historia es mucho más grande que ese episodio (cuando Cristiano se quejó al final del Mundial 2010). Espero que la gente se de cuenta, es un capítulo cerrado." sentenció el portugués. 

Fuente: AS