La comparación entre los casos de dopaje de Paolo Guerrero y Chris Froome

EL PEDALISTA SIGUE COMPITIENDO

Paolo Guerrero se quedó sin Mundial. Finalmente, el TAS (Tribunal de Arbitraje del Deporte) falló en contra del delantero peruano y lo sancionó por 14 meses por salir positivo en un control antidopaje en la eliminatoria suramericana. 

Son dos casos completamente distintos con procesos jurídicos distintos. En el de Guerrero, la Fifa dio sentencia y lo sancionó un año por el positivo de benzoilecgonina, principal metabolito de la cocaína, en un control antidopaje realizado tras el partido disputado el 5 de octubre de 2017 por la selección peruana frente a la de Argentina en La Bombonera de Buenos Aires, que terminó 0-0.

Luego, el Comité de Apelaciones de la Fifa le redujo la sanción a 6 meses, periodo que concluyó el pasado 3 de mayo y por lo cual pudo jugar con Flamengo los últimos dos partidos del Brasileirao. Sin embargo, el jugador, en su afán de probar su supuesta inocencia, apeló esa decisión para una absolución completa y acudió al TAS. Allí, la AMA (Agencia Mundial Antidopaje), en todo su derecho judicial, se opuso a la sanción que consideró corta y pidió ampliarla a 2 años como mínimo.

Tras escuchar a las dos partes, el TAS decidió emitir la sentencia de 14 meses, la cual se conoció este lunes, y así dar por finalizado el proceso jurídico ya que no hay otra instancia para apelar.

Al contrario, y muy lejos de definirse, está el caso de Froome, que aún está en la UCI (Unión Ciclista Internacional), no se ha dictado sentencia y por lo tanto ni el TAS, ni la AMA tienen potestad de decidir sobre el futuro del británico. El tema sigue en investigación. 

El máximo avance que ha tenido el positivo por superar ampliamente los niveles de salbutamol (un broncodilatador) es llegar al Tribunal Antidopaje de la UCI, en donde la defensa del británico ha hecho todos los esfuerzos en presentar una gran cantidad de pruebas científicas para demostrar la inocencia del ciclista.

El salbutamol es una droga aceptada hasta cierto umbral, específicamente, 1.000 microgramos en prueba de orina y de 1.600 microgramos para inhalación, siempre en uso terapéutico. En el caso de Froome, marcó 2.000 microgramos. Esto no establece ninguna suspensión provisional. 

El Tribunal Antidopaje de la UCI tiene un plazo entre tres meses y un año para dictar sentencia sobre el caso, y por ahora no se ha visto ningún afán por emitir una decisión. Es por ello que Froome puede competir en el Giro de Italia y, posiblemente, también correrá el Tour de Francia sin que se defina su situación.

En otras palabras, la defensa de Froome está haciendo todo lo posible por dilatar el caso, aportando una gran cantidad de pruebas científicas de gran complejidad, y la UCI no ha tenido la voluntad política de acelerar sus investigaciones para emitir un veredicto. Cuando lo haga y en caso de ser sancionatorio, Froome y su defensa podrán apelar la decisión ante el TAS.

Fuente: El Tiempo