"No hay ningún problema con Neymar", dice el presidente del PSG

Neymar, junto a su padre y Nasser al Khelaifi, ayer en Brasil.

"Todo ha ido muy bien. No hay ningún problema con Neymar y pasamos un día fabuloso". Este es el mensaje que llega desde Brasil, donde la cúpula del PSG se encuentra en estos momentos y donde ya se han visto con Neymar y su padre. Nasser al Khelaifi, presidente del club, Henrique Antero, director deportivo, y Jean Martiel Ribes, director de comunicación del club aterrizaron ayer en Rio de Janeiro y se fueron directamente a pasar el día a la casa que el jugador tiene en Mangaratiba.

Hoy se marcharán de visita junto al padre al Instituto Proyecto Neymar Jr, un complejo educativo situado en el barrio Jardim Gloria de la ciudad de Praia Grande que el jugador levantó en 2014 para dar acogida a 2.400 niños sin escolarizar y en situación de pobreza.

Nasser departió primero con Ney para saber su evolución de lesión de rodilla tras ser operado en Brasil el pasado 3 de marzo. El jugador les transmitió sus avances en la recuperación y que es optimista pensando en los regresos a los terrenos de juego.

Nasser al Khelaifi cenó después con el padre de Neymar. El encuentro fue muy positivo entre las partes. Pese a que desde el PSG insisten que el viaje no fue de urgencia y que ya estaba previsto rendir visita a la Fundación del jugador, el presidente salió más que satisfecho y más seguro si cabe de que jugador liderará su próximo proyecto.

En París no son ajenos a todos los rumores que sobre todo desde España apuntan a los deseos del jugador de abandonar el club con destino al Real Madrid. Sin embargo, todo esto sigue sin tener ningún sentido para los dirigentes del PSG, y más tras la cena celebrada ayer entre el padre y el presidente del club francés.