La confesión desconocida del legendario Buffon y lo cerca que estuvo de dejar el fútbol

Los focos están hoy sobre la Italia eliminada y su legendario portero Gianluigui Buffon que no podrá asistir a su sexto mundial y dejar un récord en mundiales, pero ya tuvo una crisis personal en el 2004 que estuvo a punto de alejarlo del fútbol.

Gianluigi Buffon se quedó en las puertas de jugar su sexto Mundial, luego de que la selección de Italia perdiera el repechaje ante Suecia. Eso lo quebró. No por él, sino porque su país "no merecía esto". Y cuando remarca que la tristeza no es personal, tiene mucho de razón. El arquero de la Juventus, que casi con seguridad se retirará después de esta temporada, hizo una carrera soñada, con títulos, premios individuales y, sobre todo, el reconocimiento constante de sus colegas.

Sin embargo, no todo fue vino y rosas en la carrera del histórico arquero italiano, que debutó en el Calcio el 19 de noviembre de 1995 con la camiseta de Parma. Hubo una etapa en la que estuvo cerca de perder su peor partido: contra la depresión. "Rico y famoso, la depresión me ataco igualmente. En 2004, me trató una psicóloga, porque no estaba satisfecho con mi vida ni con el fútbol", reconoció el arquero, tiempo atrás, según reconstruye el sitio Pasión Fútbol.

"Es un agujero negro del alma -describió Buffon-. De pronto me temblaban la piernas. Era como si mi cabeza no fuera mía, sino de otro, como si siempre estuviera en otro sitio. De pequeño, curiosamente, no entendía que las personas ricas o normales cayeran en la depresión. Ahora entiendes que hay discursos absurdos y superficiales. Porque hay miles de motivos para la depresión, incluso si eres rico y admirado. Y puedo entender que te falte un estímulo, que no estés satisfecho con tu vida. Tal vez porque no encuentras a la mujer apropiada, o si no eres capaz de ganar la Champions Leahie. Quizás, porque no eres capaz de apreciar lo que tienes... Realmente fue una época malísima".

Esa etapa coincidió con el año que Juventus conquistó una de las dos Series A que luego de quitaron tras ser encontrado culpable de corrupción y de manipulación de partidos. En términos deportivos, de todos modos, fue un año muy bueno para Buffon, que se quedó con varias reconocimientos individuales: mejor portero de la Serie A, mejor arquero del Mundo, integrante del once ideal de la FIFA y de los 100 mejores jugadores del mundo.

Él, de todos modos, seguí jugando su partido fuera de la cancha. "A veces pensaba por qué demonios era Buffon, un futbolista conocido... A veces te vuelves esclavo de tu propia persona, de lo que eres. Si pedía dos meses para recuperarme, eso quedaría siempre ahí, y cada vez que cometas un error, te lo recriminarían", confesó.

Y agregó: "Aquel episodio fue una dura lucha contra mí mismo. Sin la ayuda de médicos ni de medicinas. No era feliz y tuve que aprender a serlo. Necesitaba quererme más, disfrutar de la vida y de mis seres queridos. No podía pensar solo en el fútbol. Aquella traumática experiencia me hizo una persona madura y fuerte. Vencer a la depresión fue la mejor parada de mi carrera".

¿Cómo hizo para lograr lo que él definió como su "mejor atajada"? "Si tienes una familia y cosas importantes, y por fortuna yo lo tengo, son los únicos que pueden echarte una mano", reconoció.