Ariel Holan, el técnico amante de la tecnología que levantó a Independiente en Argentina

Resultado de imagen de Holan uso de tecnologia

El argentino Ariel Holan es el entrenador de Independiente de la Avellaneda. Es amante de la tecnología, admirador del creador de Apple, Steve Jobs, y obsesivo hasta el cansancio, pocos saben que fue la persona que introdujo en su país software que mide la resistencia de cada jugador. 

No es un hombre que nació en el mundo del fútbol sino que se involucró en el deporte debido a su amor por el hockey, sobre todo el femenino.

Cuando llegó al equipo de Independiente, uno de los más grandes en Argentina, fue criticado por el exceso en el uso de la tegnología, pero con el tiempo se fue ganando el cariño de la afición. 

Diario Olé de Argentina presentó la siguiente nota titulada: "De dron nadie al señor Holan" 

El sonido de las hélices de los drones tapa al de la pelota en Villa Domínico. La escenografía se completa con una mesa de control con computadoras situada al borde de la cancha y otra en una tribuna, annas Wi-Fi, cámaras registrando cada movimiento desde distintas perspectivas, ayudantes transitando el césped alienados en las pantallas de su tablets, sistemas de GPS, cables que parecen spaghetti, jugadores con rostros incrédulos y humo. Una densa cortina de humo. 

Fue el 6 de enero. En esa calurosa mañana, Ariel Holan comenzó a trabajar en Independiente acompañado por un ejército de 12 colaboradores armados con un arsenal de tecnología, al mismo instante que a unas 20 cuadras se incendiaba una fábrica de colchones y el viento acercó una humareda que alimentó el chiste fácil. 

Sus primeros días en el club del que es fanático fueron difíciles: Bochini, Bertoni y Burruchaga lo castigaron por un audio de WhatsApp en el que aseguraba tener las respuestas a los problemas. 

La imagen puede contener: texto

El entrenador llegó envuelto en escepticismo y con el pesado cartel de advenedizo: su currículum incluía un año como DT de Defensa, sendas experiencias como ayudante de Burru y Almeyda y una larga trayectoria ligada al hockey. Y el pobre arranque del equipo en el verano -0-0 ante Atlético Tucumán, 0-3 contra Racing, y 0-0 y caída por penales con la Academia- derivó en un diluvio de críticas. “No llega a marzo”, se escuchaba en los pasillos del club. 

Al DT lo cuestionaban hasta en los aeropuertos: cuando regresó de la pretemporada en Salta, algunos pasajeros se quejaron porque sus artefactos tecnológicos estuvieron en la cinta transportadora durante más de una hora y media y el resto de las valijas no aparecían.

Pero en menos de seis meses, Holan logró derribar las barreras de los prejuicios. Su Independiente no alcanzó el objetivo de entrar a la Libertadores, aunque la gente lo despidió con aplausos. ¿Qué pasó en el medio? El técnico construyó un equipo que cambió silbidos por aplausos y logró restablecer, después de varios años, la comunión entre los hinchas y los jugadores. Debió trabajar mucho para desterrar la impaciencia y unir a la familia roja.

Para la reconstrucción, decidió comenzar a edificar desde los cimientos. “El que no quiera estar, que se vaya ahora”, marcó en una de sus primeras prácticas. Con los días, se marcharon el capitán, Pellerano, el subcapitán, Cuesta, y otros futbolistas que estaban contaminados por la acumulación de fracasos: Ortiz, Cebolla Rodríguez, Denis y Vera. Su segunda medida fue entregarle el brazalete a Tagliafico. “Representa todo lo que quiero para mi Independiente”, resumió. Y decidió asignarles roles protagónicos a varios juveniles para darle un baño de frescura y desparpajo al equipo. Bustos, Franco y Barco pueden dar cuenta de ello, además de Togni y Blanco, habituales relevos. “El 50% del plantel tiene que estar conformado por chicos de la cantera. Eso no se negocia”, aseguró. Hoy, 20 de los 31 integrantes del plantel son menores de 20 años y 18 surgieron de las Inferiores.

El DT también comprendió que era inviable implementar su idea de entrada y, por eso, en los primeros partidos apostó por los ataques directos y las transiciones veloces. “Hay mucha impaciencia y es necesario terminar las jugadas rápido para que no bajen los murmullos”, explicó. Tampoco se ató a ningún sistema. Si bien pensaba jugar con línea de tres, advirtió que los jugadores no se sentían cómodos y pasó del 3-5-2 al 4-2-3-1 para adaptarse a las características del plantel. Rigoni, Benítez y Barco le agradecieron: los tres aseguran que Holan les encontró el puesto. Y si bien logró establecer una base de titulares, no se casó con nadie: fue él quien insistió por Erviti y no le tembló el pulso para sentarlo en el banco cuando advirtió que no estaba en el nivel esperado.

Se le destaca la capacidad de reacción para resolver problemas. Cuando a Figal le saltó el doping, improvisó a Tagliafico en la zaga y puso a Sánchez Miño de lateral izquierdo. Fue un gran acierto, ya que ambos respondieron con creces. El técnico también apeló al factor emocional. Las clases de coaching y los videos motivacionales para levantar a los jugadores ya son una costumbre. En varias oportunidades decidió concentrar a casi todo el plantel para mantener la salud del grupo. Además, procuró recuperar el sentido de pertenencia. No sólo es habitual ver a las glorias almorzando con los jugadores, también convenció a sus dirigidos para reeditar el saludo histórico de los 60 y 70 y mandó a decorar los vestuarios y las canchas de entrenamiento con un lema que fue propuesto por el plantel: CAI, Compromiso, Actitud, Intensidad. “La manera de ver, sentir y disfrutar el deporte que tiene Ariel es casi amateur. Por eso jugamos con tanta intensidad y pasión”, relató Erviti.

Es cierto que la campaña en casa fue regular y que al equipo le falta contundencia. Tan verdadero como que Holan hizo méritos para ganarse el respeto de todos.