Negaron libertad bajo fianza solicitada por Eduardo Li

Un juez de Nueva York rechazó el miércoles el pedido de liberación bajo fianza de Eduardo Li, expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol) y único acusado del caso FIFA aún detenido en Estados Unidos.

En una audiencia en los tribunales federales de Brooklyn (sudeste), el juez Robert Levy consideró insuficiente el paquete propuesto por la defensa de cinco millones de dólares, de los cuales 300.000 en efectivo, constató la agencia de noticias AFP.

Li, de 57 años, fue detenido en Zúrich el 27 de mayo de 2015 cuando estalló el escándalo de corrupción en la FIFA y extraditado a Estados Unidos el pasado 18 de diciembre. Se declaró inocente de los 19 cargos que enfrenta, entre ellos asociación delictiva, fraude y lavado de dinero.

"Es muy difícil para mí estar acá. Toda mi vida he tenido un relación de trabajo con Estados Unidos", dijo el costarricense, vestido con camisa y pantalones verdes claros de presidario, al final de la audiencia.

"Mi hijo y mi hija han estudiando acá. Lo más preciado que yo tengo son mis hijos. Le doy las propiedades y hagan con ello lo que quieran", agregó en español.

El juez Levy convocó a una nueva audiencia el próximo 23 de febrero, ocasión en la que la defensa deberá presentar garantías adicionales.

La fiscalía federal se opuso a la propuesta de la defensa, exigiendo una fianza de 10 a 15 millones de dólares, con entre 5 y 7,5 millones en efectivo o con garantías de propiedades en Estados Unidos.

Tras la liberación la semana pasada del hondureño Alfredo Hawit, suspendido presidente de la Concacaf, Li es el único de los acusados extraditados a Estados Unidos o que se entregó a la justicia de ese país que sigue en prisión.

Millones en Costa Rica 

"No estamos mirando las bananas, sino si las bananas pueden ser utilizadas", dijo este miércoles el juez Levy al referirse a los bienes de Li que podrían servir para la fianza.

El magistrado consideró "sustancial" los 300.000 dólares en efectivo, pero afirmó que necesitaba más información acerca de negocios del acusado en Miami (sureste de Estados Unidos) y Costa Rica, así como "evidencia" de que no podía vender propiedades en su país para elevar su propuesta de fianza.

De su lado, el fiscal Paul Tuchmann señaló que el acusado "está involucrado en delitos graves", y recordó que "Costa Rica no extradita a sus ciudadanos" y Li "tiene varios millones de dólares en bienes" en su país.

La propuesta de la defensa "simplemente es insuficiente para garantizar su presencia", dijo Tuchmann al juez, agregando que "vivir en Costa Rica no es vivir en las sombras", en referencia a una posible fuga.

Ante esto, el abogado defensor Sam Rosenthal aseguró que "ésta no es una situación en la que el acusado tiene una riqueza sustancial y trata de ocultarla", y preguntó al juez por qué Li "arriesgará la ruina de su familia por cinco años en la cárcel", la supuesta pena que le correspondería por los cargos en su contra.

Rosenthal ofreció "hipotecas" de propiedades en Costa Rica y acordó con el juez explorar alternativas de garantías a partir de los emprendimientos empresariales del acusado.

En total, las causas en Estados Unidos por el escándalo de corrupción en la FIFA, que estalló en mayo pasado y tuvo una segunda oleada de acusaciones en diciembre, incluyen a 39 personas, la mayoría altos dirigentes del fútbol del continente americano, y dos importantes compañías de marketing deportivo.

Doce individuos se han declarado culpables, aceptando cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de la pena, y 27 son actualmente juzgados.

El escándalo afectó al propio presidente dimisionario de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, suspendido por ocho años de toda actividad ligada al fútbol, al igual que Michel Platini, presidente de la UEFA desde 2007.