Un refugiado sirio causa furor con un vídeo en el que describe a los alemanes

En medio de esta situación, no es fácil para los extranjeros hacerse un lugar en el país europeo al que llegan. A veces se sienten discriminados o son víctimas de hechos de violencia.

Firas Alshater no es ajeno a esta situación pero pensó en una forma de sacarle crédito: armó un canal de YouTube y a partir de allí hace correr su voz.

Es sirio, llegó a Alemania hace poco más de dos años porque la situación entre los rebeldes y los partidarios del gobierno de Bashar Al-Assad recrudecía cada día un poco más, y desde entonces intenta hacerse un lugar propio entre la sociedad germana: quiere conocer realmente cómo es la gente. Ya sabe hablar el idioma, pero el objetivo actual es más complicado.

En su video, quizá en un intento por conseguir un acercamiento, cuenta su historia, de qué trabaja en su país, por qué fue encarcelado y por qué decidió huir. Pero también muestra su intención de conocer al pueblo alemán y de entender si todos son iguales: si todos quieren que los refugiados se vayan del país, o si en realidad están dispuestos a ayudarlos.

Por eso, se paró en medio de una de las plazas más concurridas de Berlín, se tapó los ojos, escribió un cartel en el que contaba que era sirio y que esperaba que lo abrazaran, y esperó. Y lo hice por horas hasta que la gente comenzó a acercarse.

"Cuando los alemanes empiezan con algo, nunca lo abandonan. Aprendí que los alemanes necesitan su tiempo pero después no hay manera de pararlos. Por eso, creo que la integración será posible. Algún día.".

Esas son las últimas palabras de Firas Alshater en su video que ya recorrió el mundo entero.