José Cancela está encantado en Pérez Zeledón y funda restaurante a la espera de oportunidades

TIENE 39 AÑOS Y ESPERA QUE UN CLUB LE DÉ LA OPORTUNIDAD DE SEGUIR JUGANDO

El mediocampista uruguayo, José Carlos Cancela, se vio obligado a dejar el fútbol a falta de opciones laborales y junto a su familia decidió abrir Candombe, una pizzería y parrillada ubicada en Pérez Zeledón, una localidad que lo encantó.

El jugador brindó una amplia entrevista a www.everardoherrera.com y reconoció que está feliz en Costa Rica y ve los años por delante en el país centroamericano, aunque no renuncia a seguir jugando profesionalmente con 39 años.

"No hay otra cosa en el mundo, aparte de mi familia y mis hijos, que me haga sentirme tan lleno como jugar al fútbol. Me hace sentirme lleno como ser humano, nada se acerca a lo que siento cuando juego o entreno"

"En lo deportivo, esta vez no tuve la oportunidad de seguir en lo que más me gusta que es el fútbol. Eso a veces a uno sí le duele porque lo que más disfruto en la vida es jugar al fútbol", comentó el futbolista que está sin equipo.

Cancela, que se mantiene entrenando con el equipo As Puma de la Liga de Ascenso, ha jugado en Costa Rica para Saprissa (en dos etapas), Herediano (también en dos ocasiones), Liberia Mía, Belén FC y Municipal Pérez Zeledón.

Ante la falta de ofertas, el jugador decidió fundar un restaurante,

"En lo personal, he tratado de mantenerme, de seguir entrenando y por ahí tuve un emprendimiento con mi familia, que fue abrir un restaurante. Está ubicado en San Rafael Norte. Está a 10 minutos del centro de Pérez Zeledón... Este negocio me ha quitado un poco la tristeza de no poder jugar al fútbol. Es una pizzería y parrillada que se llama Candombe", explicó.

Candombe es el nombre que se le da al baile propio del folclore rioplatense, que se ejecuta muy vivamente, al compás de tamboriles, deslizando los pies sobre el suelo en pasos muy cortos; tiene su origen en las tradiciones culturales de los negros esclavos que llegaron al Río de la Plata durante la colonización.

El jugador, que vive en Costa Rica con sus dos hijos (Bruno de 12 años y Megan de 9 años) y su esposa, reconoció no saber mucho de cocina, sin embargo junto a su familia han combinado habilidades para brindar un buen servicio.

"No se crean que sé mucho de cocina pero es algo que nos ha entretenido mucho. Además trabajamos en familia y lo hacemos todo con mucho gusto", explicó.

Cancela tiene claro que su deseo es mantenerse en el país para seguir su vida y escogió asentarse en Pérez Zeledón.

"Más allá de gustarme Costa Rica como país, hay cosas que me apegan mucho al país, como mis hijos que se acostumbraron a vivir aquí. La gente es especial por aquí... Al ver el ritmo de vida y la calidad de vida para mí y mi familia, ha hecho mucha diferencia. El ritmo de vida aquí es mucho más tranquilo y eso es lo que busco en la vida, tener las condiciones mínimas para ser feliz", reseñó el jugador.

Cancela, con una prodigiosa pierna, se declara feliz de haber llegado a Costa Rica, donde hizo muchos amigos y ahora dice que desea transmitir su experiencia a niños con una academia.

"Yo tendré una academia para niños. En estos días empezaré a moverme para tenerla. Quiero seguir trabajando en el fútbol", dijo Cancela que también tiene Licencia A para director técnico.