La "fabrica" de técnicos uruguayos y sus alcances en el fútbol tico

Como bien lo señala el diario Ovación de Uruguay, es un hábito, casi una rutina, presentar al fútbol uruguayo como una fábrica de cracks que exporta a todo el mundo. Pero a menudo se olvida que de las canchas y estadios de este país también salen numerosos entrenadores, que alcanzan gran éxito allí donde les toque dirigir.

Costa Rica ha sido uno de los muchos destinos a los que estos personajes se han dirigido, unos con más éxito que otros.

En referencia a entrenadores de selección nacional, han llegado al banquillo figuras como Rubén Amorin, Jose Etchegoyen, Gustavo De Simone, Hector Nuñez y ahora Gustavo Matosas, quien fue nombrado hace apenas unas semanas.

Además resaltan otros a nivel de clubes que alcanzaron el cetro de campeones nacionales como Carlos Linares con el Deportivo Saprissa en 1994 y 95, así como Manuel Gregorio Keosseian en 1997 con Liga Deportiva Alajuelense.

Si echamos un vistazo a otras ligas, por ejemplo el campeonato nacional de Ecuador logrado hace pocos días por Pablo Repetto al frente de la Liga de Quito actualiza el título “técnico uruguayo triunfador en el exterior”, que comparte con muchos colegas en las crónicas de la prensa.

Los últimos relevamientos señalaban que había alrededor de 175 entrenadores uruguayos trabajando por el mundo, en las diferentes ligas y divisiones. Sin contar medio centenar de asistentes técnico y un elenco numeroso de preparadores físicos.

Según la completa investigación realizada por el exjugador y entrenador Ariel Longo en su libro Campeones. Tanta gloria olvidada, el compatriota que más títulos logró como entrenador fue Ramón Platero: 76. Escasamente conocido en su tierra, pese a colaborar con el seleccionado uruguayo en el Sudamericano de 1917 y luego con Nacional, Platero realizó casi toda su carrera en Brasil. 

Allí fue campeón carioca con Fluminense y Vasco da Gama y campeón paulista con Palestra Italia (actual Palmeiras), pero por sobre todo fue el primer extranjero en dirigir al seleccionado brasileño (1925).

Otro tema poco analizado es la influencia de entrenadores uruguayos en el desarrollo inicial del fútbol en otros países. Entre otros, Longo destacó a Humberto Cabelli, Juan Carlos Bertone, Ventura Cambón en Brasil, el mismo Bertone en Chile durante el período amateur y ya en el profesionalismo Félix Magno y Ondino Viera en Brasil, Ruben Amorín en América Central, Walter Roque en Venezuela en la década de 1970. Puede atribuirse a que durante años, el cargo de director técnico careció de la visibilidad actual.

Un caso notable fue el de Enrique Fernández (conocido en el exterior como Fernández Viola), que tuvo el privilegio de entrenar tanto al Barcelona como al Real Madrid, entre muchos otros equipos. Y con los dos gigantes españoles fue campeón de Liga: en 1947-1948 y 1948-1949 con el Barça, en 1953-1954 con el Real. También fue campeón uruguayo con Nacional, chileno con Colo Colo y portugués con Sporting.

Luego de su actuación como técnico de la Selección uruguaya, Omar Borrás tuvo una larga y exitosa campaña en Medio Oriente. Allí obtuvo varios títulos con el Al-Hilal de Arabia Saudita y el Fanja de Omán, entre otros clubes, además de conducir al seleccionado nacional saudita. De esa manera anticipó la contratación de otros profesionales uruguayos en las tierras de los petrodólares.

La larga y fecunda trayectoria de Ondino

La carrera como futbolista de Ondino Viera, nacido en Melo en 1901, fue breve y con escaso destaque. Jugó como delantero en la selección de Cerro Largo y se probó, sin suerte, en Peñarol. Llegó a trabajar como obrero en la construcción del Estadio Centenario. Pero su trayectoria como entrenador resultó extensa y notoria, con múltiples reconocimientos y títulos.

 

Comenzó a trabajar en Nacional en 1932. En 1937 dirigió a Defensor y después se fue a trabajar a Brasil, donde condujo a varios equipos (Bangú, Vasco Da Gama, Palmeiras, Atlético Mineiro, Fluminense). Además, tuvo gran influencia en la evolución táctica del fútbol brasileño. 

De nuevo en Nacional, lo llevó al tricampeonato uruguayo en 1955-1956-1957. Dirigió a la Selección uruguaya en el Mundial de Inglaterra 1966, así como a Cerro, Liverpool, Peñarol, Sud América y River Plate en Uruguay; Colón de Santa Fe y River Plate de Argentina, Liga Deportiva Universitaria de Ecuador, Guaraní de Paraguay y Español de Barcelona. Falleció en 1997.

Uruguayos al frente de selecciones extranjeras

La lista de técnicos uruguayos que dirigieron a seleccionados extranjeros es extensa. La lista debe empezar por el equipo nacional paraguayo, que a lo largo del tiempo contrató a José María Rodríguez (en varias oportunidades), Ondino Viera, Washington Etchamendi, José Sasía, Aníbal Ruiz, Ever Almeida, Sergio Markarian y Gerardo Pelusso.

 

A Chile lo dirigieron Juan Carlos Bertone, Pedro Mazulo y Nelson Acosta. A Bolivia Julio Borelli. A Perú Pedro Oliveri, Roberto Scarone y Sergio Markarian. A Ecuador Juan López, Roque Máspoli, Juan Eduardo Hohberg, José María Rodríguez, y Luis Grimaldi. A Venezuela, Walter Roque. 

Está anotado que Ramón Platero fue el primer extranjero en dirigir a Brasil. En cambio, Argentina y Colombia nunca tuvieron un técnico uruguayo.

En América Central la presencia fue numerosa: Aníbal Ruiz, Juan Ricardo Faccio en El Salvador, Carlos Miloc y Julio César Cortés en Guatemala, Ernesto Luzardo y Estanislao Malinowski en Honduras, Gustavo de Simone en Costa Rica y Panamá, José Etchegoyen y Héctor Núñez en Costa Rica. Desde 2019 se sumará Gustavo Matosas en Costa Rica.

José Santamaría dirigió a España en el Mundial 1982. Alberto Daniel Bergara fue asistente de las selecciones juveniles de Inglaterra.

Y hubo uruguayos en el banco de naciones “exóticas”, como Fernando Clavijo en Haití, Gustavo Ferrín en Angola, el propio Bergara en Brunei y César Payovich en las juveniles de Indonesia.

Luis Cubilla, rey en Olimpia

El nombre de Luis Cubilla está asociado a múltiples triunfos como jugador y como director técnico. En este caso, fue una vez campeón uruguayo con Peñarol y nada menos que diez veces en Paraguay, siempre con Olimpia, al cual llevó además a conquistar dos veces la Copa Libertadores y una vez la Intercontinental.

Nelson Acosta: éxitos en Chile 

Nelson Acosta terminó su carrera de futbolista en Chile. Y allí comenzó la de entrenador, que entre otras satisfacciones le dio la primera clasificación de un seleccionado chileno a la Copa del Mundo luego de 16 años y la medalla de bronce olímpica en Sydney 2000. También obtuvo varios lauros con clubes.

Jorge Fossati: títulos en cuatro países 

Hasta el momento, Jorge Fossati fue campeón de cuatro países como director técnico: con Peñarol en Uruguay, con Liga de Quito en Ecuador, con Cerro Porteño en Paraguay y con Al-Sadd en Qatar. Y también logró la Copa y la Recopa sudamericanas con Liga, así como la Liga de Campeones de Asia con Al-Sadd.