Los equipos de fútbol que cantan el himno tienen más posibilidades de ganar

Con la llegada del Mundial de fútbol aparecen como siempre los modelos estadísticos que tratan de prever qué país se llevará el gato al agua. Hay, claro, mucho dinero en juego: el ganador se lleva un total de 32 millones de euros. Esto sin contar patrocinios, derechos televisivos, apuestas deportivas…

Saber quién tiene más probabilidades de ganar puede ser de gran ayuda, pero lo cierto es que el fútbol sigue siendo tremendamente impredecible. No hay más que recordar que, durante el Mundial de 2010, toda la atención mediática se la llevó un pulpo que supuestamente adivinada qué país iba a ganar cada partido.

Con el Mundial de 2018 a la vuelta de la esquina, ¿hay formas más fiables de averiguar quién puede ganar el campeonato? Está por ver, pero las hay nuevas. En concreto, un nuevo estudio, publicado en el European Journal of Sport Science, apunta que observar de cerca la pasión con la que cada jugador canta su himno nacional antes de un partido puede dar una pista sobre la probabilidad de que ganen.

Los investigadores han analizado la forma en la que los equipos de fútbol cantaron sus himnos nacionales antes de cada juego en el pasado Mundial y han encontrado grandes diferencias entre selecciones que, aseguran, se correlacionan con sus resultados en el campo de juego.

Las observaciones incluyen un registro de claves verbales y no verbales. Se ha analizado si los jugadores cantaban y, en caso afirmativo, a qué intensidad (a mayor intensidad, mayor pasión), pero también sus expresiones faciales y el lenguaje corporal, incluyendo detalles como la cercanía física entre ellos y los abrazos.

Como explica en The Conversation Matthew Slater, profesor de psicología del deporte de la Staffordshire University y autor del estudio, el nivel de pasión mostrado por los jugadores predice el éxito o fracaso de su equipo en el partido posterior.

En particular, a los equipos de fútbol que colectivamente cantaban su himno nacional con mayor entusiasmo les encajaban menos goles (aunque no anotaban más). El efecto es crucial en la etapa de eliminación, donde según los investigadores cantar con más pasión conduce a una mayor probabilidad de victoria.

Su análisis no deja a nuestro país en muy buen lugar pues el pasado año nuestro equipo fue, junto a Suiza, el que menos pasión mostró al cantar el himno –algo lógico teniendo en cuenta que no puede cantarse–. Ninguno de los dos equipos pasó de cuartos. Por el contrario, Gales e Italia fueron dos de los países que cantaron con más pasión. Italia llegó a los cuartos de final y Gales llegó a las semifinales. Portugal, que ganó la competición, también entonó el himno con pasión en todos sus partidos.

“Creemos que la interpretación del himno nacional por parte de un equipo de fútbol proporciona una idea del nivel de unión de ese equipo”, explica Slater. “Una entonación apasionada indica un sentido de unidad de equipo que advierte ‘estamos listos para luchar, yendo más allá, para nuestro equipo’ (y más ampliamente ‘para nuestra nación’)”.

Esta muestra de pasión es un catalizador del “nosotros” y es perjudicial para “ellos”, pues intimida al contrario, aseguran los investigadores.

el himno de españa no tiene letra

Bajo esta máxima, España, cuyo himno no tiene letra, nunca habría ganado la competición, algo que el estudio, que se limita a analizar el pasado Mundial –una muestra ridícula– ni siquiera menta.

Si la investigación estuviera en lo cierto, una buena estrategia por parte de los entrenadores sería animar a los jugadores a cantar el himno con más entusiasmo. Sin embargo, aseguran los autores, esto no serviría de mucho.

 

“Lo que representa las interpretaciones apasionadas [del himno] es crucial: la fuerza de la conexión y el entusiasmo por el grupo”, apunta Slater. “Si los jugadores son genuinamente apasionados porque se identifican fuertemente con su nación y su equipo, es probable que aumente el esfuerzo y el rendimiento colectivo, pero si los jugadores solo muestran pasión porque se les ha instruido hacerlo, entonces es poco probable que sea una receta para el éxito. No solo tienes que cantar como si lo sintieras, realmente tienes que sentirlo”.

¿Sirve esto para mejorar las probabilidades de ganar en una apuesta? Slater asegura que es mejor estrategia que fiarse de un pulpo. No apunta muy alto.